Roberto Carnaghi
Vuelta de rosca en Botineras

La ficción de Telefé sale con los botines de punta para ganar el público que deja Valientes, con una propuesta que tiene mucho más espíritu policial que pases de comedia. Para esto, los guionistas Sebastián Ortega y Pablo Culell debieron hacer unos ajustes en el libreto.Y uno de los actores que gana mayor exposición con los cambios es Roberto Carnaghi en su papel de inspector. Ahora tendrá su propia contrafigura, Pablo Rago, un colega joven y ambicioso con el que peleará por el poder.

Entrevista exclusiva con PURA VIDA.
Por Mónica Andrada
[email protected]


El título no corresponde a la realidad, sino a la ficción. La llegada de Pablo Rago (Salgado) a Botineras como el inspector encargado de supervisar el trabajo de investigación que viene realizando Roberto Carnaghi (en su papel de Arregui), inaugurará una nueva disputa de poder en esta historia que nació como comedia y terminó dándole paso al policial, en el afán de conquistar a una mayor cantidad de público.
Arregui se sentirá obligado a modificar algunas cosas y por primera vez tendrá un contrincante adentro de la Fuerza policial, a través del personaje que quedará en manos de Pablo Rago, el actor de El secreto de sus ojos, el filme cargado de intrigas que está candidateada al Óscar como Mejor Película Extranjera
“Pablo (Salgado) es un muchacho joven, teórico, y yo (Arregui) un hombre grande conectado con la realidad. Él es el nuevo, el que llega con ideas innovadoras, con otros métodos y yo el viejo. Ambos nos disputaremos, ni más ni menos que un espacio de poder. Es algo que sucede en cualquier trabajo”, adelanta Roberto Carnaghi, en exclusiva para PURA VIDA.

¿Y qué es lo que hará que le ponga resistencia al inspector Salgado?
“Indudablemente él llegó por una cuña a la Fuerza policial y no coincidimos en los métodos de trabajo. Yo (Arregui) me resisto a cambiar ciertas cosas porque las desconozco. Estoy como los jóvenes que no quieren escuchar más que su propia música”, se ríe a través del teléfono.

Se lo escucha hablar con mucho entusiasmo sobre su personaje, pero Arregui corre riesgo de que Salgado (Rago) le quite el puesto…
Él es un contrincante que me quiere sacar el puesto, pero no sé si lo logrará. Habrá que ver qué pasa. (Ríe con más gracia)

¿Cómo se siente con los cambios que sufrió Botineras?
A mí me pareció una muy buena idea porque yo veía que la parte policial le interesaba más al público. Además, en lo personal, más posibilidades de tener más escenas. Antes estaba involucrado en la historia casi se diría de costado.

¿Los cambios a mitad de camino no desestabilizan?
Nuestra televisión no es como la de EE. UU, adonde se trabajan con mucha anticipación. Hay series que demandan un año de realización para recién salir al aire. Se hacen los castings, los productores mantienen charlas con los actores, se testea el producto con el público. Es decir que cuando por fin se estrena, esa ficción tiene grandes posibilidades de ser un éxito. Y los autores pueden decir yo apuesto a esto y no lo cambio.

¿Y en la Argentina?
Es mucho más fácil equivocarse en la televisión nuestra. Se comienza con algo y después se modifica. Se escribe un poco de hoy para mañana.

Entonces, exige a los creativos estar atentos para tener reacciones rápidas
La televisión es maravillosa, porque de alguna manera nos permite aprender que lo que estábamos haciendo no era lo que más le gustaba a la gente y permite a los autores (Sebastián Ortega y Pablo Culell) ajustar el libreto y hacer que la historia gire hacia otro costado. Por supuesto, ellos tienen que estar atentos a los comentarios de la gente. Yno se trata de bastardear un producto, sino de mantener la calidad, haciéndola rumbear hacia otro lado.


Ese giro que dio Botineras dejó a Florencia Peña fuera del proyecto…
Lo de Florencia fue una decisión muy personal. Nada tuvieron que ver ni los autores, ni el canal. Tampoco es un problema de dinero. La verdad es que a mí me hubiera gustado que siguiera. Yo justamente tenía las escenas que eran más de comedia con ella. La quiero muchísimo y ya habíamos trabajado juntos en La Niñera y en el primer año de Poné a Francella.



A partir del próximo lunes Botineras se transmitirá a las 22.30, en lugar de las 23. El cambio tiene que ver con la vuelta a las actividades escolares y con la búsqueda de una mayor audiencia.



FUENTE: Diario EL LIBERAL - Santiago del Estero





MARQUÉ EN NEGRITA LO QUE ME PARECIÓ + IMPORTANTE!! vieron, hasta de flor habló! jaja