En diciembre de 2009, y luego de unos meses de separación, la nieta de la diva y el chileno fueron captados por un semanario en plena escena de la vida conyugal.
Junto a sus perros y el pequeño Silvestre, los tortolitos paseaban felices y contentos por Palermo Chico, a la vez que se demostraban el mutuo amor que aún sostiene y, que al parecer, logró recomponer las cosas entre ambos.
Ahora, en una entrevista para Perfil, Gonzalo Valenzuela comentó que “fue una decisión muy sabia que tomamos con Juana en su momento. Son cosas muy personales pero era necesario y lo más difícil de hacer. Creo que tuvimos mucho coraje y sabiduría como pareja porque no sé si muchos pueden lograr eso...”
También se dijo que la propia Mirtha Legrand habría intercedido que los tortolitos recompongan el seno familiar. Así lo expresó una nota publicada en ese momento por la revista Caras:
“Fue entonces cuando, té de por medio con su abuela en el departamento de Barrio Parque que ésta le regaló, la diva de los almuerzos le habría aconsejado intentar la reconciliación con el actor chileno, quien siempre fue muy bien visto tanto por “Chiqui” como por el resto del clan Tinayre. A partir de esa charla íntima se habría empezado a gestar lo que hoy, aunque durante el fin de semana no se mostraron juntos y ninguno de los dos haya dicho todavía nada al respecto, es un secreto a voces: la reconciliación de la pareja”.
Pero el actor de “Botineras” desmintió esa versión: “la gente sabe que es todo un invento. ¿Cómo se le pudo ocurrir a alguien que una persona ajena a un matrimonio los va a juntar? Me parece muy estúpido para un mundo adulto pensar algo así, una reflexión bastante idiota que les puede servir a los medios. Somos gente grande. Yo me río de esas cosas porque digo: “¿Cómo alguien puede pensar si es verdad?”. Son decisiones de uno. Nadie puede intervenir en una pareja”.


Laubfal