El estreno este jueves de la película "Paco", opus tres del realizador Diego Rafecas, pone al actor ante un nuevo protagónico en el cine, al que define como "un verdadero desafío". "Lo primero que significó `Paco` para mí, desde que leí el guión y durante el rodaje, fue un enorme desafío actoral. Creo que esta película es como un puente, una suerte de bisagra en mi carrera como actor".
"De algún modo -señaló- tuve mis dudas, cierto miedo porque se trataba de un personaje que tiene coordenadas emocionales muy extremas".
En el filme de Rafecas, que se estrena este jueves comercialmente, Fonzi interpreta a Francisco Blank, el hijo de una senadora, especialista en física cuántica pero que por el afán de experimentar y llevado por una relación sentimental cae en la adicción a la pasta base de cocaína.
"El personaje atraviesa un proceso muy marcado que cruza la película desde el principio al final y que dibuja como una curva emocional", señala Fonzi.
"El desafío -precisa- era poder transitar esa curva y que se vea y la verdad que estoy feliz con todo lo que implicó esto para mí desde lo actoral, me siento satisfecho con haber puesto el pecho a la situación y haber jugado la posibilidad de enfrentar este desafío".
Junto a Sofía Castigilone, Romina Ricci, Leonora Balcarce y Guillermo Pfening, Fonzi es uno de los adictos que llegan a una comunidad terapéutica con métodos muy libres comandada por un equipo terapéutico que dirigen Norma Aleandro, Luis Luque, Salo Pasik y Juan Palomino, entre otros.
"`Paco` no es una película para hacer por la mitad sino que es uno de esos proyectos que te exigen entrega total y tanto los actores como el director y el equipo técnico fuimos al ciento por ciento, jugamos la apuesta a todo o nada", dijo Fonzi. (Télam)