Más allá de la comedia y las aventuras, los capítulos de Buffy cazavampiros desarrollan un universo mítico (el Buffyverso o Whedonverso) que acoge no sólo las vicisitudes de sus personajes, sino también temas, motivos y referentes culturales de diversa procedencia, desde los mitos clásicos a los iconos más contemporáneos del cine o del cómic.
Algunos aspectos generales dignos de consideración podrían ser los siguientes:
  • Feminismo
El hecho de sustituir al habitual héroe masculino por una jovencita es ya un indicador de la voluntad de subvertir los estereotipos frecuentes en este tipo de historias. El creador de la serie, Joss Whedon, manifestó explícitamente este declarado propósito de ir contra los tópicos del género haciendo que la joven rubia, que suele aparecer como víctima en las historias de terror, se convierta en la heroína que acaba con los monstruos. En la serie, el poder está entre las mujeres (Buffy, Willow, Anya, Faith…) mientras los hombres tienen un papel menos decisivo (Xander, Giles) o bien son los sucesivos antagonistas (vampiros, demonios y otros malvados) derrotados. Como mujer, Buffy madura en la serie arrostrando todo tipo de responsabilidades (sociales, familiares, personales) y siendo el centro de su mundo. Además, conforme avanzan las temporadas, Buffy adquiere mayor peso específico como héroe salvador, enlazando quizá con concepciones míticas centradas en el poder divino de lo femenino.
  • Trayectoria del héroe
En la línea de las tesis de Joseph Campbell (El viaje del héroe), Buffy recorre una trayectoria con las etapas constantes en el itinerario de todo héroe: Inmersa en su mundo ordinario (familia, instituto, amigos…) recibe la llamada de la aventura (es designada como cazadora), algo que ella rechaza en primer término porque considera acertadamente que afectará a su vida. El encuentro con el maestro (Giles) la acaba empujando a acometer su misión. Se verá obligada a superar diversas pruebas y en su camino encontrará aliados y enemigos. Al final de la quinta temporada, la prueba suprema la llevará a sacrificarse para salvar a su hermana y evitar el apocalipsis (Recompensa). Sin embargo, le queda el traumático camino de regreso al mundo ordinario, su resurrección, para traer de vuelta el elixir (su poder superior, su madurez como héroe) que permitirá la esperanza para el mundo.
La trayectoria heroica de Buffy tiene también una importante faceta interna: No sólo se trata de vencer a los monstruos externos, sino que la heroína deberá igualmente enfrentarse a sus propias contradicciones, resolver su confusión afectiva, asumir sus debilidades y obrar en consecuencia. Buffy lucha contra el mal, pero también se siente atraída por él y tendrá que reconocerlo en su interior. Contemplar su propia oscuridad y aprender a actuar según su deber es lo que la acaba dotando de una altura superior.
  • Eros y Thanatos
Amor y muerte se entrelazan en algunos momentos especialmente brillantes de la serie. Una manifestación es el amor que une a Buffy, la Cazadora, con Angel, el vampiro, la relación imposible que asocia al ser de la muerte y la oscuridad con su némesis luminosa. Pero por otra parte en la cazadora late también el impulso de la muerte, algo que a ella le da miedo y se va haciendo cada vez más presente. Con todo, la formulación más clara del tema de Eros y Thanatos está en el episodio Fool for love, cuando Spike narra como mató anteriormente a dos cazadoras, no porque fuera más fuerte, sino porque en esos combates, con claras reminiscencias eróticas, ellas sentían ya dentro de sí la pulsión de la muerte.
  • La redención
Es el tema clave del spin-off Angel, centrado en este personaje, pero tiene también su manifestación en Buffy. El final de la quinta temporada, con Buffy arrojándose al vacío como víctima sacrificada, culmina su configuración como héroe redentor. La búsqueda de la redención será también el impulso para la actuación de otros personajes como Spike o Faith. En el caso de Spike, el tema de la redención va unido al de la conquista de la humanidad, es decir, la decisión de renunciar a la naturaleza vampírica para adquirir la esencia de lo humano (el alma).
Otra serie de temas y motivos pespuntean diversas líneas argumentales:
  • La Bella y la Bestia
O Eros y Psique, es decir, una hermosa joven (Buffy) amada por un ser monstruoso (el vampiro Spike) y las pruebas que deberá superar ese amor para hacerse digno de la persona amada. Al final la Bella acaba siempre por descubrir que, tras la apariencia bestial de su enamorado, se esconde un príncipe.
  • El tema de Frankenstein
La creación artificial de vida (Adam) y la manipulación de los individuos (Riley, Spike) por un poder (La Iniciativa, grupo del Ejército) no sólo insensible a toda moral, sino ciego ante las posibles repercusiones catastróficas de sus actos antinaturales.
  • La atracción por el lado oscuro del poder
Se insinúa en la propia Buffy, pero es central en el personaje de Faith. Su corrupción inicia la interesante trayectoria de este personaje vitalista y torturado (como otros más del buffyverso) que supone el reverso de la heroína: su semejante pero opuesta. El mismo tema está también presente en Willow y su adicción a la magia.
  • Lesbianismo
Uno de los aspectos más polémicos de la serie llegó cuando Willow se enamoró de otra chica, la tímida Tara. Aunque ya se barruntaba algo de la posible inclinación gay de Willow (en el episodio Doppleganland de la Tercera Temporada, cuando aparece su alter-ego vampírico), resulto muy novedoso el hecho de presentar una relación lésbica de manera positiva en horario de máxima audiencia, y tocar temas como salir del armario y enfrentarse a los propios amigos. De hecho, Willow es el único personaje de la serie que acaba con lo más parecido a un final feliz (con pareja que no muere).