La serie se desarrolla a partir de los sucesos ocurridos en la película del mismo nombre, Buffy, la cazavampiros de 1992, escrita y producida por Joss Whedon. El argumento gira en torno a la vida de Buffy Summers, una estudiante de instituto (y posteriormente universitaria) que es escogida por el destino para luchar contra las fuerzas del mal. En su labor recibe la ayuda de sus amigos Xander y Willow, del bibliotecario y mentor Giles y su presumida compañera de clase Cordelia Chase. A lo largo de la serie, otros personajes se involucran también a la historia.
La serie tiene varios niveles de lectura. Además del factor de entretenimiento, sirve también de parábola contemporánea; elementos sobrenaturales son empleados para expresar inquietudes personales a manera de metáforas, en particular dificultades relacionadas con la niñez, la adolescencia y adultos jóvenes.
El escenario en el que acontecen las aventuras de Buffy es la ciudad ficticia de Sunnydale en California, cuyo instituto secundario se encuentra situado encima de La boca del infierno (inglés The Hellmouth). Este portal entre nuestro mundo y el oscuro mundo de los demonios sirve de punto de salida y convergencia mística para todo tipo criaturas diabólicas, siendo los vampiros el ejemplo por excelencia. La representación de estas criaturas está basada en mitos tradicionales: son seres de la noche que se alimentan de sangre. Asimismo, Buffy y sus amigos luchan además contra un gran número de demonios de toda clase y varias manifestaciones maléficas. Frecuentemente se ven enfrentados al temido Apocalipsis, producto de algún rito demoníaco del villano de turno. Su labor es, naturalmente, evitarlo a toda costa.
Los villanos y eventos de la serie a menudo se inspiran en la mitología clásica y otras fuentes culturales, ficticias y religiosas. A lo largo de los años, la serie desarrolla además una mitología propia tan original como extensa, sus elementos sobrenaturales poseen evidentemente una visión metafórica y/o simbólica de la realidad, mientras que las fronteras presentadas entre el bien y el mal se vuelven cada vez menos claras. Estas reglas pertenecen a un mundo denominado por los seguidores de la serie como el Buffyverso (inglés Buffyverse)
El personaje principal, Buffy, está bajo la dirección de su guía o vigilante, el señor Giles, quien en la serie trabaja como bibliotecario en el instituto secundario de Sunnydale. Buffy, la Cazadora, forma parte de un linaje antiquísimo de jóvenes mujeres cazadoras que son elegidas por el destino entre muchas para luchar contra el mal. Gracias a su llamado como cazadora, Buffy posee superpoderes: fuerza, resistencia, capacidad de movimiento e intuición sobrehumanas, así como la habilidad propia para sanar rápidamente y una cierto grado de percepción aumentada (generalmente expresada en forma de audición especial o sueños proféticos). Además, cuenta también con sus amigos que permanecen siempre a su lado, y reciben con el transcurso de la serie el nombre de Scooby-Gang (la pandilla de los Scooby), como una clara referencia a los adolescentes de la serie de dibujos animados Scooby-Doo[1]. Buffy y su pandilla combaten las fuerzas demoníacas con una combinación de combate corporal, trabajo detectivesco e investigación extensa haciendo uso de literatura antigua y mística, así como de la magia.
Así, es notoria la mezcla de distintos géneros televisivos dentro del argumento, tales como el terror, las artes marciales, el romance, el melodrama familiar y la comedia.