La mayoría de las personas hacen poco caso u omiten algunos síntomas presentes en el tracto digestivo, o más específico al intestino, los mismo por ser tan comunes como la flatulencia o meteorización intestinal, un poco estreñimiento o diarreas intermitentes, que en su mayoría nosotros mismo atribuimos a una mala digestión o algo que hemos consumido nos cayó mal o de mala ingesta; en fin, son muchos los apostrofes que le colocamos. Sin embargo, debemos prestar atención, dado que esta condición tiende a agravarse con el tiempo y por ende causar males mayores, simplemente por no tratarse a tiempo con los especialistas. No obstante, al ser diagnosticado el para SII o síndrome del intestino irritable; el o los tratamientos(s) que se establecen, son variados debido a que todos dependen de diagnóstico y las características arrojadas de esa evaluación médica, por lo general, podemos hablar de la permeabilidad intestinal aumentada, irritabilidad por efectos alternos al tracto digestivo, pasando por una serie de posibilidades indistintas e inherentes al intestino como padecimiento. Entretanto, el tratamiento para el intestino irritable; más efectivo, se vinculan a terapias, dietas alimenticias balanceadas, medicamentos, coadyuvantes digestivos o simplemente recomendando algunos cambios en la alimentación y el estilo de vida, medicinas, probióticos y terapias de salud mental. En consecuencia, El doctor le puede ayudar y le prescribirá el plan de tratamiento adecuado y ver cuál funciona mejor para usted a través de su seguimiento y control.