Mostrar feed RSS

En el Limbo con la Perra Latosa

Deshojando margaritas

Calificación: 3 votos, 5.00 promedio.
Descubrimientos de sí mismo. Es que los años traen sus cosas, como esa a la que le dicen experiencia. Pues, yo he descubierto con ella que más que las concreciones a veces prefiero las expectativas...y que, en buena parte de mi vida, han sido más ellas que las realizaciones quienes me han impulsado hacia mis mayores éxitos y mis más rotundos fracasos.


Imagínense una fantasía que hayan luego concretado. Del tipo que fuere. ¿Fue mejor que la expectativa que la precedió? De allí en más trasládenlo a la situación que gusten... Una cita a ciegas, puede derivar en una enorme decepción o en una grata sorpresa, todo depende de la expectativa puesta en el evento.

El primer beso que recibieron ¿fue mejor que el que imaginaban y anhelaban cuando tenían la boca del ser deseado enfrente? En la imaginación, en la fantasía uno fulmina muchos elementos que contaminan los mejores momentos.

¿No hay algo en el vértigo de la espera, del deseo, del temor a lo que vendrá que hace que por más que lo suframos querramos estar una y mil veces en ese estado?

El instante previo a cualquier acontecimiento que consideramos relevante en nuestra vida (que irá variando a lo largo de ella) está rodeado de un aura que sólo en otro preludio a otro suceso importante podemos encontrar.

Como acá estoy para desparramar mis divagues y no para enunciar verdades universales puedo darme el lujo de esbozar la única explicación que encuentro a este asunto: la expectativa puede servir para abstraernos de la implacable e ineludible rutina. En ese instante nos trasladamos al terreno de lo que puede ser y no de lo que es. En donde nos permitimos especular sobre el destino y no por ser un instante pierde importancia. Al fin y al cabo tampoco la felicidad es algo que dure tanto y no la andamos despreciando así como si nada.

Y algo de timba tiene, che. ¿O me van a negar que genera grandes dosis de adrenalina el estar a expensas del azar?

¿Qué? ¿Esperaban algo mejor?

Connie (con esto les demuestro que tenía razón )
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Adrina
    Si Connie, nada supera las expectativas de algún suceso por venir, ni siquiera el suceso concluído.

    Cuando por fin se llega a ésa instancia, inmediatamente se está creando otra situación para volver a pasar por ése estado.

    Pareciera que la vida está alimentada por expectativas.

    Para que agregar mas?, vos lo explicaste mucho mejor que yo .

    Besos.
  2. Avatar de lavasca
    Es como la escalada a un cerro (nunca lleguè a escalar una montaña), mientras se sube el oxìgeno lo da la fèrrea voluntad de vencerse a uno mismo. Cuando uno llega, se produce un vacìo y uno dice "Uhmmm..." Pero salvo que quiera quedarse a vivir allà arriba, es necesario volver abajo. Y empezar a pensar en el pròximo cerro: un novio,poder tomar unos mates tranquilo, una carrera, ver a esa criatura que nos hace felices, un trabajo, un aumento, un descapotable... y asiguro que a mayores metas, mayor ansiedad, y màs estruendo si no se consigue. Por eso plantè la dieta.
  3. Avatar de Orwell
    Voy a llevar tu reflexión un tantito más allá.
    Efectivamente, lo deseado es lo que nos moviliza.
    Ese futuro idealizado nos lleva a actuar en consecuencia. Movemos para alcanzar lo anhelado.
    Hasta lo más simple. Quiero un yogurt, me cruzo al super de los chinos.
    La expresión sintética sería: El futuro, es el motor del presente.
    Y voy más lejos.
    Es la certeza de la existencia de aquello que anhelamos lo que nos permite mover hacia allí. Aunque después fracasemos. Aunque después nos desilusionemos. En el momento en que idealizamos y deseamos, ese objeto es mucho más que posible. Es real.
    No daría un solo paso sin la convicción sobre la existencia de la baldosa donde iré a apoyar el pie que despegué del piso.
  4. Avatar de ESPANTADA
    ¿No hay algo en el vértigo de la espera, del deseo, del temor a lo que vendrá que hace que por más que lo suframos querramos estar una y mil veces en ese estado?
    Ufa. No. He internalizado tanto que lo único que tengo es el HOY. No mastico ilusiones. No hago preludios mentales de sucesos no acontecidos por mas que significaran un deseo... El pasado no existe. El mañana tampoco. Soy un asco Mis Aburrimiento 2008.
  5. Avatar de ParanoidAndroid
    Me parece que coincido con todos (ustedes, en general, cubren todas mis expectativas).

    Primero: El eje central de este asunto lo encuentro en el deseo. Somos todos deseantes por naturaleza, es como si tuviésemos siempre los brazos extendidos. Y en general la pasamos bien o tenemos una vida más o menos interesante cuando tenemos objetivos y proyectos; por el contrario, la falta de proyecciones puede parecernos haber perdido algo del sentido de las cosas, una persona sin proyectos que lo movilicen de algún modo es alguien que casi siempre no la pasa muy bien, y tarde o temprano se ve en la necesidad de buscar algo “que lo llene” (todo esto es re lacaneano, me parece).

    Pero, segundo, el deseo también se puede volver nuestro peor enemigo. Porque el deseo también está asociado a la frustración: la de no cumplir las expectativas, la del inconformismo, la de querer siempre más, el materialismo extremo, volvernos extremadamente ambiciosos, sufrientes de lo que quisiéramos, envidiosos, o celosos: el deseo de posesión en las parejas, germen de tantos disgustos y conflictos.

    Me acordé que hace unos años leí algunas cosas sobre budismo, práctica que considera al deseo casi como a un demonio interno. El budismo, de hecho, quiere eliminar el deseo. El ascetismo no es más que eso: borrar el deseo, sobre todo el deseo material. Y también el de posesión de las personas, que en mi opinión es algo que tantas veces se suele confundir con el amor (sin dudas los aldbritas aprendieron esta lección). Tratar de vivir sólo el presente sin deseo alguno, simplemente “estar”. Y que en eso –en el estar- haya sentido.

    Bueno, a mí en lo personal me parece que habría que buscar un equilibrio. El deseo (la expectativa) es importante en la medida en que nos provee de un horizonte que, como dice Orwell, nos moviliza, nos da impulso vital, nos anima a seguir viviendo con entusiasmo. Pero lo importante es que el deseo tampoco nos gane. Tenemos también que aprender a nos ser esclavos del deseo, a poder prescindir de él, a encontrar algo de sentido en el estar simplemente. Es bueno eliminar el deseo de posesión que contamina las relaciones humanas (let it be). Yo aprendí a pasarla mejor desde que mitigué un poco mis deseos y expectativas. No todos, pero sí esos deseos que son un peso, una traba.

    Obviamente me queda mucho por mejorar. Y también me doy el lujo de generarme expectativas que me sean el motor de mi vida. Tengo una expectativa que no se acaba nunca, que siempre me va a proveer un objetivo, pase lo que pase: quiero morir contento. Sentirme pleno y feliz ese momento, echar por la borda viejos preceptos de ese instante, y echarme yo mismo por la borda. Eso, de alguno modo, suele darme algo de la paz necesaria para el hoy.

    Me puse cuasi místico.

    Gracias, Connie, por permitir esto.

    Pd: me voy a buscar unas notas a la facultad. Deseo que me haya ido bien.
  6. Avatar de Librian
    Qué buen tema! Y justo ahora. Ni que hubieras adivinado mi situación
    La expectativa y la ilusión han llegado para quedarse. Divago, imagino, sueño...y faltan tan poquísimos días
    Mi expectativa es que superemos las expectativas.
    Ahhhh
  7. Avatar de Eli
    Creo que a veces uno idealiza demasiado las cosas y despues cuando te toca enfrentarte con la realidad te desepcionas (a mi me pasa)...y hasta con las cosas mas tontas, por ejemplo, me dicen: tal peli es BUENISIMA!! yo la miro re entusiasmada pensando que va a ser la mejor pelicula que vi en mi vida y despues me parece una porqueria y me desilusiono.. o con las personas tambien pasa, que te los imaginas como el principe (o princesa) azul y despues los conoces y decis ¿¿y esto??,eso tambien se puede deber a que uno es muy pretencioso con las cosas y personas (y tambien me pasa ¬¬), en fin...
  8. Avatar de Connie
    Si Connie, nada supera las expectativas de algún suceso por venir, ni siquiera el suceso concluído.

    Cuando por fin se llega a ésa instancia, inmediatamente se está creando otra situación para volver a pasar por ése estado.

    Pareciera que la vida está alimentada por expectativas.
    Buena parte de la mía sí. Pero tampoco afirmaría que las ande buscando ni que las creo voluntariamente, ya que cuando más me atrae es cuando éstas se generan en forma espontánea.

    Es como la escalada a un cerro (nunca lleguè a escalar una montaña), mientras se sube el oxìgeno lo da la fèrrea voluntad de vencerse a uno mismo. Cuando uno llega, se produce un vacìo y uno dice "Uhmmm..." Pero salvo que quiera quedarse a vivir allà arriba, es necesario volver abajo. Y empezar a pensar en el pròximo cerro:
    En tu ejemplo hay algo que no expresé porque no encontré el modo de hacerlo. Además tu ejemplo me trajo inmediatamente la famosa (?) escena final de la peli "El graduado" (Dustin Huffman sentado en la hilera final del bondi, junto a su ansiado objeto de deseo y con cara de felíz cumpleaños con vela apagada). Cuando finalmente se concreta lo idealizado hay como un duelo a la expectativa (si no me entendés, te entiendo )
  9. Avatar de Connie
    No daría un solo paso sin la convicción sobre la existencia de la baldosa donde iré a apoyar el pie que despegué del piso.
    Yo hoy, después de haberme caído de trucha varias veces, tampoco. Pero añoro cuando iba sin que me importara
    demasiado dónde pisaba.

    Ufa. No. He internalizado tanto que lo único que tengo es el HOY. No mastico ilusiones. No hago preludios mentales de sucesos no acontecidos por mas que significaran un deseo... El pasado no existe. El mañana tampoco. Soy un asco Mis Aburrimiento 2008.
    No te creo. Algo aunque sea mínimo uno desea o lo idealiza aunque sea un buen bañito de inmersión.
  10. Avatar de Connie
    Nani, me encantaron todos y cada uno de las reflexiones que aquí escribiste. Tanto, que me voy a ocupar detenidamente de ellas.

    Primero: El eje central de este asunto lo encuentro en el deseo. Somos todos deseantes por naturaleza, es como si tuviésemos siempre los brazos extendidos. Y en general la pasamos bien o tenemos una vida más o menos interesante cuando tenemos objetivos y proyectos; por el contrario, la falta de proyecciones puede parecernos haber perdido algo del sentido de las cosas, una persona sin proyectos que lo movilicen de algún modo es alguien que casi siempre no la pasa muy bien, y tarde o temprano se ve en la necesidad de buscar algo “que lo llene” (todo esto es re lacaneano, me parece).
    Exactamente aunque no sólo pasa por el deseo sino también por cómo imaginamos el concretarlo. En sí y aunque me sigue costando expresarlo con la claridad que me gustaría tener, me interesa más ese "iter", ese momento diría "creativo" que pasa por nuestras mentes en donde dibujamos escenarios, personas, texturas, olores, sensaciones en definitiva.

    Hay gente que con sólo mirarla y sin conocerla, me provoca una terrible angustia y sólo porque pienso o las veo como sin deseos, sin motivaciones. Como que los días, son tan sólo días y en uno y otro se sumergen en la rutina sin cuestionarla mínimamente, sin un mínimo indicio de rebeldía. Y si me angustia es porque me aterra la sola idea de que me pueda suceder y porque en más de una ocasión he llegado a envidiarlas. Bueno, también he envidiado a mi perro.

    Pero, segundo, el deseo también se puede volver nuestro peor enemigo. Porque el deseo también está asociado a la frustración: la de no cumplir las expectativas, la del inconformismo, la de querer siempre más, el materialismo extremo, volvernos extremadamente ambiciosos, sufrientes de lo que quisiéramos, envidiosos, o celosos: el deseo de posesión en las parejas, germen de tantos disgustos y conflictos.
    Y acá está la parte azarosa que lo pone interesante. Si no existiera ese temor de que las cosas surjan de forma adversa o peor, si existieran certezas sobre ello, podríamos llegar a suprimir ese deseo, el bueno al menos.

    El ascetismo no es más que eso: borrar el deseo, sobre todo el deseo material. Y también el de posesión de las personas, que en mi opinión es algo que tantas veces se suele confundir con el amor (sin dudas los aldbritas aprendieron esta lección). Tratar de vivir sólo el presente sin deseo alguno, simplemente “estar”. Y que en eso –en el estar- haya sentido.
    ¡Qué notable! Pero me acabo de dar cuenta que en ningún momento al escribir este post tuve en cuenta los aspectos materiales, para merituar expectativas. Pensaba más en ejemplos vinculados a sensaciones a emociones por venir.

    Lo notable es porque lamentablemente, el deseo de "poseer" debe ser una de las pulsiones más comunes y difíciles de erradicar de nuestra naturaleza. Se los dejo a los budistas. =P

    Bueno, a mí en lo personal me parece que habría que buscar un equilibrio. El deseo (la expectativa) es importante en la medida en que nos provee de un horizonte que, como dice Orwell, nos moviliza, nos da impulso vital, nos anima a seguir viviendo con entusiasmo. Pero lo importante es que el deseo tampoco nos gane. Tenemos también que aprender a nos ser esclavos del deseo, a poder prescindir de él, a encontrar algo de sentido en el estar simplemente. Es bueno eliminar el deseo de posesión que contamina las relaciones humanas (let it be). Yo aprendí a pasarla mejor desde que mitigué un poco mis deseos y expectativas. No todos, pero sí esos deseos que son un peso, una traba.
    En realidad más que mitigar deseos creo que vamos tomando conciencia de nuestras limitaciones pero me parece que eso viene luego de comerse alguna que otra frustración. No sé, creo que la experiencia va moldeando nuestras expectativas futuras. Las va condicionando a nuestras posibilidades.

    Visto así ya no sé si lo que suprimimos es el deseo o simplemente empezamos a temerle y con ello, nos paralizamos ante lo que idealizamos como un escollo o nos vamos conformando. Qué densa me estoy poniendo....¬¬

    Obviamente me queda mucho por mejorar. Y también me doy el lujo de generarme expectativas que me sean el motor de mi vida. Tengo una expectativa que no se acaba nunca, que siempre me va a proveer un objetivo, pase lo que pase: quiero morir contento. Sentirme pleno y feliz ese momento, echar por la borda viejos preceptos de ese instante, y echarme yo mismo por la borda. Eso, de alguno modo, suele darme algo de la paz necesaria para el hoy.

    Me puse cuasi místico.

    Gracias, Connie, por permitir esto.
    Yo más que morir felíz deseo morir en paz. No la paz del descanso sino la paz/completud que solo otorga la satisfacción de la tarea cumplida.

    Y por el contrario, gracias a vos y a todos quienes aportaron porque contribuyen a que la maquinaria siga funcionando.

    Contame cómo te fue! ^^
  11. Avatar de Connie
    Qué buen tema! Y justo ahora. Ni que hubieras adivinado mi situación
    La expectativa y la ilusión han llegado para quedarse. Divago, imagino, sueño...y faltan tan poquísimos días
    Mi expectativa es que superemos las expectativas.
    Ahhhh
    ¡Bravo! Un ejemplo grafiquísimo de ese estado tan particular. ^^

    Vos también contame, eh?

    Creo que a veces uno idealiza demasiado las cosas y despues cuando te toca enfrentarte con la realidad te desepcionas (a mi me pasa)...y hasta con las cosas mas tontas, por ejemplo, me dicen: tal peli es BUENISIMA!! yo la miro re entusiasmada pensando que va a ser la mejor pelicula que vi en mi vida y despues me parece una porqueria y me desilusiono.. o con las personas tambien pasa, que te los imaginas como el principe (o princesa) azul y despues los conoces y decis ¿¿y esto??,eso tambien se puede deber a que uno es muy pretencioso con las cosas y personas (y tambien me pasa ¬¬), en fin...


    A tu edad Eli es lógico y hasta saludable que idealices. Claro, dentro de cierta medida. He notado que culturalmente a las mujeres nos estimulan bombardeándonos desde pequeñas con el amor ideal, el príncipe azul y demás ñoñadas que moldean en nuestras cabecitas una imagen muy poco concretable. Con los años te vas contentando con que te quiera, respete, sea bueno, gentil y un poquito más luego, limpios. =P

    A ellos les muestran minas en bolas sin celulitis y autos. ¬¬
  12. Avatar de ParanoidAndroid
    Exactamente aunque no sólo pasa por el deseo sino también por cómo imaginamos el concretarlo. En sí y aunque me sigue costando expresarlo con la claridad que me gustaría tener, me interesa más ese "iter", ese momento diría "creativo" que pasa por nuestras mentes en donde dibujamos escenarios, personas, texturas, olores, sensaciones en definitiva.
    Creo que te super entiendo . De verdad, todo eso que tiene que ver con lo imaginario es fantástico, y que muchas veces tiene que ver con sensaciones que ni sabemos cómo llegaron a nosotros y te seducen y sensibilizan a partir de eso que proyectamos. Supongo que tiene que ver con eso lo que decís. Espero ir a la búsqueda de todo eso que, al menos en mí, bulle en esa zona de lo imaginario desde peque.

    Yo más que morir felíz deseo morir en paz. No la paz del descanso sino la paz/completud que solo otorga la satisfacción de la tarea cumplida.
    Comparto. También lo incluyo en la felicidad.

    Besote.
  13. Avatar de Connie
    Creo que te super entiendo . De verdad, todo eso que tiene que ver con lo imaginario es fantástico, y que muchas veces tiene que ver con sensaciones que ni sabemos cómo llegaron a nosotros y te seducen y sensibilizan a partir de eso que proyectamos. Supongo que tiene que ver con eso lo que decís.
    Me super entendiste.

    Espero que tu vida esté llena de encuentros pero de muchas más búsquedas.

    ¿Cómo te fue?
  14. Avatar de ParanoidAndroid
    Espero que tu vida esté llena de encuentros pero de muchas más búsquedas.
    muchas grazzzias, Co. Espero lanzarme de cabeza a muchas vivencias que tengan que ver con esas búsquedas. Te deseo lo mismo.
    ¿Cómo te fue?
    En tres me fue bien y ya está, las metí

    La otra (que es la que más dudas tenía) aún no sé la nota.

    Gracias! Bechote.
  15. Avatar de Connie
    Gracias nene!

    En tres me fue bien y ya está, las metí

    La otra (que es la que más dudas tenía) aún no sé la nota.

    Gracias! Bechote.
    Te felicito! Superaste tus expectativas?

    Connie (¿Qué era que estudiabas? )

Iniciar sesión

Iniciar sesión