Mostrar feed RSS

En el Limbo con la Perra Latosa

Deshojando margaritas

Calificación: 3 votos, 5.00 promedio.
Descubrimientos de sí mismo. Es que los años traen sus cosas, como esa a la que le dicen experiencia. Pues, yo he descubierto con ella que más que las concreciones a veces prefiero las expectativas...y que, en buena parte de mi vida, han sido más ellas que las realizaciones quienes me han impulsado hacia mis mayores éxitos y mis más rotundos fracasos.


Imagínense una fantasía que hayan luego concretado. Del tipo que fuere. ¿Fue mejor que la expectativa que la precedió? De allí en más trasládenlo a la situación que gusten... Una cita a ciegas, puede derivar en una enorme decepción o en una grata sorpresa, todo depende de la expectativa puesta en el evento.

El primer beso que recibieron ¿fue mejor que el que imaginaban y anhelaban cuando tenían la boca del ser deseado enfrente? En la imaginación, en la fantasía uno fulmina muchos elementos que contaminan los mejores momentos.

¿No hay algo en el vértigo de la espera, del deseo, del temor a lo que vendrá que hace que por más que lo suframos querramos estar una y mil veces en ese estado?

El instante previo a cualquier acontecimiento que consideramos relevante en nuestra vida (que irá variando a lo largo de ella) está rodeado de un aura que sólo en otro preludio a otro suceso importante podemos encontrar.

Como acá estoy para desparramar mis divagues y no para enunciar verdades universales puedo darme el lujo de esbozar la única explicación que encuentro a este asunto: la expectativa puede servir para abstraernos de la implacable e ineludible rutina. En ese instante nos trasladamos al terreno de lo que puede ser y no de lo que es. En donde nos permitimos especular sobre el destino y no por ser un instante pierde importancia. Al fin y al cabo tampoco la felicidad es algo que dure tanto y no la andamos despreciando así como si nada.

Y algo de timba tiene, che. ¿O me van a negar que genera grandes dosis de adrenalina el estar a expensas del azar?

¿Qué? ¿Esperaban algo mejor?

Connie (con esto les demuestro que tenía razón )
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Adrina
    Si Connie, nada supera las expectativas de algún suceso por venir, ni siquiera el suceso concluído.

    Cuando por fin se llega a ésa instancia, inmediatamente se está creando otra situación para volver a pasar por ése estado.

    Pareciera que la vida está alimentada por expectativas.

    Para que agregar mas?, vos lo explicaste mucho mejor que yo .

    Besos.
  2. Avatar de lavasca
    Es como la escalada a un cerro (nunca lleguè a escalar una montaña), mientras se sube el oxìgeno lo da la fèrrea voluntad de vencerse a uno mismo. Cuando uno llega, se produce un vacìo y uno dice "Uhmmm..." Pero salvo que quiera quedarse a vivir allà arriba, es necesario volver abajo. Y empezar a pensar en el pròximo cerro: un novio,poder tomar unos mates tranquilo, una carrera, ver a esa criatura que nos hace felices, un trabajo, un aumento, un descapotable... y asiguro que a mayores metas, mayor ansiedad, y màs estruendo si no se consigue. Por eso plantè la dieta.
  3. Avatar de Orwell
    Voy a llevar tu reflexión un tantito más allá.
    Efectivamente, lo deseado es lo que nos moviliza.
    Ese futuro idealizado nos lleva a actuar en consecuencia. Movemos para alcanzar lo anhelado.
    Hasta lo más simple. Quiero un yogurt, me cruzo al super de los chinos.
    La expresión sintética sería: El futuro, es el motor del presente.
    Y voy más lejos.
    Es la certeza de la existencia de aquello que anhelamos lo que nos permite mover hacia allí. Aunque después fracasemos. Aunque después nos desilusionemos. En el momento en que idealizamos y deseamos, ese objeto es mucho más que posible. Es real.
    No daría un solo paso sin la convicción sobre la existencia de la baldosa donde iré a apoyar el pie que despegué del piso.