Mostrar feed RSS

Rosebud

Ese inacabamiento TAN profundamente humano

Calificación: 5 votos, 4.20 promedio.
Aún cuando correspondería partir de la premisa "donde hay vida, hay inacabamiento", pues la inconclusión es propia de la experiencia vital, en general, estoy convencida que sólo entre hombres y mujeres el inacabamiento se tornó consciente.

La invención de la existencia a partir de los materiales que la vida ofrecía llevó a hombres y mujeres a promover el "soporte", en que los otros animales continúan, en mundo.

El "soporte" es el espacio, restringido o extenso, al que el animal se prende para resistir, reproducirse, perdurar; es el espacio necesario para su crecimiento y el que delimita su territorio. Es donde aprende a cazar, a atacar, a defenderse en un período de dependencia de los adultos inmensamente menor del que el ser humano necesita para las mismas cosas.

En el "soporte" los comportamientos de los individuos son mucho más explicables por la especie a la que pertenecen que por ellos mismos. Les falta libertad de opción. Por eso no se habla de ética entre los elefantes.
La vida en el "soporte" no implica el lenguaje ni la postura erecta que permitió la liberación de las manos. Manos que, en gran medida, nos hicieron.


Cuanto mayor se fue volviendo la solidaridad entre manos y mente tanto más el "soporte" se fue convirtiendo en mundo y la vida en existencia. El "soporte" en mundo, la vida en existencia, al paso que el cuerpo humano se hizo, al decir de Paulo Freire, "...cuerpo consciente, captador, aprendedor, transformador, creador de belleza y no espacio vacío para ser llenado con contenidos...".

La invención de la existencia implica el lenguaje, la cultura, la comunicación, la posibilidad de embellecer o de afear el mundo, la espiritualización del mundo, todo lo cual nos define como seres éticos. Seres éticos capaces de intervenir en el mundo: de comparar, de juzgar, de decidir, de romper, de escoger, capaces de testimonios dignificantes, pero capaces también de impensables ejemplos de bajeza e indignidad. En algún punto sólo los seres que se volvieron éticos pueden romper con la ética.


Y así es que se asoma el meollo de mi catolicidad profunda, de pecadora recurrente: en una adhesión ética más que metafísica al flaco Jesús. Hace un tiempo charlábamos con el Padre de la parroquia donde cada tanto voy, por supuesto que yo confesaba y verbalizaba cosas horrendas que he dicho, sentido, pensado, que he hecho (horrendamente malas y de yegua, lease) y esa cosa de que la bondad no es lo "natural" en mi, PUCHA!, sino que es algo que tengo que promover, educar, sostener rigurosamente (y se me cae medio ovario cada tanto); y de esa charla salió un manifiesto personalísimo que si bien arranca con una frase de Nacha Guevara, el resto es del Padre y de una rabiosa yo, en plena crisis:

"Me gusta ser mujer, ser persona, porque no está dado como cierto, inequívoco, irrevocable que soy o seré decente, que manifestaré siempre gestos puros y bondadosos, que soy y seré justa, que respetaré a los otros, que no mentiré escondiendo su valor porque la envidia de su presencia en el mundo me molesta y me llena de rabia.

Me gusta ser mujer, ser persona, porque sé que mi paso por el mundo no es algo predeterminado, prestablecido. Que mi destino no es un dato sino algo que necesita ser hecho y de cuya responsabilidad no puedo escapar.

Me gusta ser mujer, ser persona, porque la Historia en que me hago con los otros y de cuya hechura participo es un tiempo de posibilidades y no de determinismo.

Me gusta ser mujer, ser persona, porque a pesar de todo soy capaz de encontrar luz y belleza en el más adverso de los contextos."

Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Orwell
    El "soporte" es el espacio, restringido o extenso, al que el animal se prende para resistir, reproducirse, perdurar; es el espacio necesario para su crecimiento y el que delimita su territorio. Es donde aprende a cazar, a atacar, a defenderse en un período de dependencia de los adultos inmensamente menor del que el ser humano necesita para las mismas cosas.

    En el "soporte" los comportamientos de los individuos son mucho más explicables por la especie a la que pertenecen que por ellos mismos. Les falta libertad de opción. Por eso no se habla de ética entre los elefantes.
    Clarísimo

    Me gustó mucho.

    (solo porque me pide más de treinta caracteres)
  2. Avatar de Connie
    Me gusta ser mujer, ser persona, porque a pesar de todo soy capaz de encontrar luz y belleza en el más adverso de los contextos."
    Absolutamente precioso. Te quiero mucho!
  3. Avatar de lua
    Muchas gracias a ambos por la sana sintonía.

    Y por supuesto que cuando los leo así los quiero abrazar o algo (cuándo nos juntamos a tomar algo y criticar a Cristina? OMG!)
  4. Avatar de Connie
    Cuando gustes mi querida.

    Realmente es precioso lo que escribiste. Muy sentido ciertamente y el final fue la frutillita. Me recordaste una lindísima charla que mantuve hace mucho, mucho tiempo con un cura (creo que fue con el último que tuve una charla mano a mano y con y desde el corazón) que abrazaba y dignificaba la vocación. Me ayudó a calmar algunos "demonios" y a reconciliarme conmigo.


    Pero andá pensando en tomarte algo más que un café si vamos a hablar de la Cris.
  5. Avatar de ESPANTADA
    y esa cosa de que la bondad no es lo "natural" en mi, PUCHA!, sino que es algo que tengo que promover, educar, sostener rigurosamente
    Tome este parrafo. Me llamo la atención.
    Bondad, Maldad......
    ¿Somos los seres humanos inherentemente buenos, o naturalmente malos?
    Me inclino por la primera premisa.
    Sin embargo, creo, pienso, y de pronto me parece, que despues de determinadas experiencias de vida resultamos ser lo uno o lo otro. O un coctel.
    ¿Porque?. Sigo pensando.....
    Seguramente porque de alguna manera no hemos podido librarnos de cargas espirutuales cáusticas, abrasivas.
    Es entonces cuando la maldad se hace fértil, y florece por sobre lo noble.
    Inevitable: Ya lo sufrió Cain.
    Luchemos y oremos hermanos ... Se puede ser libre
    No hay nada mas pedorro que ser malo....
    In nomine et Spaghetti, et Fetuccini, Patri et Filio et Spiritu Sancto .
    Amen
    Actualizado 01/08/2008 a las 02:07 por ESPANTADA
  6. Avatar de lua
    Va más por el lado de la ética que de la metafísica de "cargas espirituales caústicas y abrasivas", Espantada.
    No creo que se sea per se bueno y en abstracto. Más vale asumir que las consecuencias del acto de decidir, si o si, forman parte de múltiples aprendizajes. No hay decisión a la que no continúen efectos esperados, poco esperados o inesperados.

    Es por eso que lo deseable sería que la decisión sea un proceso responsable. Ahora bien, en la cotidiana hay que ser riguroso con una misma y sus manías y pequeñas necedades y recelos y prejuicios y bajezas...o vos decís que los seres humanos, incluyéndote e incluyéndome, carecemos de todo eso...?

    Me resulta bucólico. Antes que nada porque de arranque nadie es autónomo primero para después decidir. La autonomía se va constituyendo en la experiencia de varias, innumerables decisiones, que van siendo tomadas (y MAL tomadas: eso es básico y humanísimo).

    La autonomía, en cuanto maduración del ser para sí, es proceso, es llegar a ser. No se nace con eso.

    Por otra parte lo que te impulsa, para mi, es el inacabamiento: inacabado y consciente de su inacabamiento, el ser humano se vuelve necesariamente un ser ético, un ser de opción, un ser de decisión. Un ser ligado a intereses y en relación con los cuales tanto puede mantenerse fiel a la eticidad como puede transgredirla.

    Y mientras más me entrego a la experiencia de lidiar, con o sin miedo, con mis prejuicios, mis vicios cortos y largos, la ventajita que quiero sacar a costa de lo que sé que no está bien pero como no mata a nadie..., en fin: cuanto más me entrego a la experiencia de las diferencias y la asunción de las consecuencias de mi decisión, tanto más me conozco y construyo.
  7. Avatar de ESPANTADA
    No creo que se sea per se bueno y en abstracto. Más vale asumir que las consecuencias del acto de decidir, si o si, forman parte de múltiples aprendizajes. No hay decisión a la que no continúen efectos esperados, poco esperados o inesperados
    En realidad mi aporte es fruto de mis propias reflexiones. Y porque no de mis experiencias.
    Lo que planteo no ronda dentro del campo de lo abstracto. Y de no ser precisamente verdadero o concreto, así se torna, pues he notado mucha gente que lo vuelve real en la práctica. Y no hablo precisamente de curas, santos, mártires o próceres (amen de moa).

    Las consecuencias de la ley de causa y efecto son innegables. Esto no se encuentra en discusión.

    Es por eso que lo deseable sería que la decisión sea un proceso responsable. Ahora bien, en la cotidiana hay que ser riguroso con una misma y sus manías y pequeñas necedades y recelos y prejuicios y bajezas...o vos decís que los seres humanos, incluyéndote e incluyéndome, carecemos de todo eso...? ………… nadie es autónomo primero para después decidir. La autonomía se va constituyendo en la experiencia de varias, innumerables decisiones, que van siendo tomadas
    Tal vez Lua mi respuesta sonó Underground o simplista. Tan solo y en relación al párrafo que decidí tomar para someter un comentario a opinion.

    Fundamente creo que la ausencia de bondad o la existencia de la maldad tienen su origen a partir de una generalidad: “que lo espiritualmente cáustico y abrasivo” sin duda moldea o condiciona determinadas conductas.

    Por supuesto y ante esto, somos absolutamente autónomos para luego de determinadas experiencias “poder decidir”. Hace falta ser “libres o liberarse” de cargas o ataduras que de forma necia a veces y por imposibilidad otras tantas, no desechamos y terminan perjudicándonos. Tal y como lo expuse.

    Yo no digo que el ser humano carezca de “motivos” para alojar necedades, manías, bajezas. Sin embargo si logramos fomentar una cantidad importante de sentimientos elevados que subyacen naturalmente dentro de cada uno de nosotros, podremos dejar de rumiar bajo los efectos del resentimiento, sanar a su vez nuestra conciencia y sentirnos mas dignos en todo sentido.

    Poder se puede ¿querer, se quiere?
  8. Avatar de Orwell
    En el "soporte" los comportamientos de los individuos son mucho más explicables por la especie a la que pertenecen que por ellos mismos. Les falta libertad de opción. Por eso no se habla de ética entre los elefantes.
    Y vuelvo a traer el párrafo.
    ¿Acaso la ética es apenas la liberación de nuestra naturaleza? ¿Sería la naturaleza que los elefantes no poseen?
    Efectivamente, si hay algo metafísico e incluso del territorio de las creencias casi teologales, es la presunción sobre la bondad intrínseca del ser humano.

Iniciar sesión

Iniciar sesión