Mostrar feed RSS

Peripecias De Una Mujer Sin Sombrero.

El enano fascista.

Calificación: 2 votos, 5.00 promedio.


"Los argentinos tienen un enano fascista adentro", sentenció crudamente Oriana Fallaci, en el marco de una entrevista que Bernardo Neustadt le realizara, hace más de dos décadas, a la periodista italiana.

<?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" /><o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Siempre me sonó chocante esta afirmación que armó tamañísimo revuelo en los opinólogos serios y no tan serios del país, al tiempo que se instalaba en la jerga popular de nuestra sociedad durante los años '80.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Lo que esta frase introdujo a la discusión pública fue poner de relieve al petit dictador que cada uno de los habitantes de este país podría albergar.
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Por un lado, es interesante pensar que la sociedad en su conjunto tiene su parte de responsabilidad en los procesos de autoritarismo que hemos vivido. Es devolverle de esta manera un protagonismo activo que la aleja de pasividad que la degrada como objeto. Además, sin ser una entendida en la materia, a ninguno se nos escapa que ha habido por parte de la sociedad civil un grado de "aceptación" que va desde la tolerancia pasiva, a la complicidad cobarde, hasta llegar a acuerdos siniestros que sólo pueden oler a traición y barbarie para nuestro pueblo.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
En mi entender, la afirmación de la Fallaci peca tanto por exceso al generalizar, como por defecto al focalizar y particularizar en demasía. El exceso está dado en repartir la culpa por las atrocidades acontecidas entre "todos los argentinos". Aunque, la periodista no haya tenido esta intención, su frase se desliza por esa pendiente. Al imponerse un gobierno de facto, la gran masa de los civiles quedamos indefensos ante el terror de Estado, dado que nuestros derechos quedan abolidos frente al poder totalitario que ostentan los gobernantes, uniformados o no. Y cualquier intento de reacción queda equiparado al accionar de un kamikaze.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Por otra parte, otorgar a los ciudadanos argentinos "el privilegio" de tener dentro un engendro de este tipo es altamente parcial. ¿Acaso somos de una especie diferente que los humanos del resto del planeta?

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
El objetivo de reflotar esta vieja metáfora del enano fascista no es la de polemizar respecto de los tristes sucesos de nuestra historia nacional. En todo caso, me ví en cierto modo obligada a dar cuenta del contexto en que la misma emerge, pero la idea es servirme de ella para algo más cotidiano y universal.

Opino que más allá de los tiempos que corran, a veces más favorecedores y en otros no tanto, cada uno de nosotros (argentinos, bolivianos, ingleses o pakistaníes) albergamos un “tirano” dentro que para algunos será un pigmeo y para otros un vikingo grande, rudo y fuerte. Estimo que asumirlo nos demanda realizar una introspección que nos permita aceptar la multiplicidad de facetas que cobijamos, las queramos o no.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Entiendo que hacernos cargo de este “enano fascista”, amén de incomodarnos o provocarnos extrañeza, nos permitirá también tenerlo a raya. Se trata de no darle de comer, de no engordarlo, de pelearnos con él. ¿Cómo tendríamos oportunidad de combatirlo si desconocemos su presencia?
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Por otra parte, reconocer a este intruso, nos mantendrá advertidos de ciertas conductas donde es del otro el que le da rienda suelta, pisoteando así nuestros derechos, abusando de su poder.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Particularmente, entiendo que es un desafío mantener acorralado a este dictador que nos habita cuando gozamos de una posición de superioridad frente a un determinado grupo de personas. El gerente o jefe dentro de un área de trabajo, el profesor frente a sus alumnos, el director de alguna actividad artística o deportiva.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Personalmente, encuentro meritorio y digno de admiración a todo aquel que pueda cumplir su rol sin extralimitarse en sus funciones. Es decir, aplaudo a quienes no se casan con su cargo, quienes no se identifican con la posición de superioridad que ostentan para una X actividad, los que discriminan entre los alcances y los no alcances del poder que ostentan. Con esto no quiero decir que quienes ocupan un cargo jerárquico no deban ejercer el poder que conlleva su puesto, todo lo contrario. El poder puede ser usado de muchas maneras y cuanto más advertido esté quien lo desempeñe, mejor será su rendimiento, tanto en la calidad de la producción como en la vinculación con sus subalternos y, justamente, por esto último, la calidad se verá aumentada.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Se me podría objetar, ¿por qué aplaudir al que ejerce su poder sin abusar de él? Es lo correcto, lo esperable. En todo caso, es condenable a quien se extralimita y oprime a los que están en una posición más baja. Es verdad, yo también opino lo mismo. Pero, no obstante, dado que es tan difícil que esto ocurra en el plano fáctico, hemos de caer en la cuenta que es harto difícil domeñar a ese pequeño tirano que llevamos dentro y nos empuja a dominar a los demás cuando la ocasión es propicia. Por tanto, considero que es valorable renunciar a estos impulsos, no es algo dado, es algo a lograr.

<o:p></o:p>
Seguramente hay cuestiones de grado, hay personas que por la educación recibida y el contexto en que se mueven les resultará menos difícil dominar al monstruo, habrá otros que se verán tentados desde su más tierna infancia a darle piedra libre. Pero en todos nosotros hay o sería promisorio que hubiere esta puja, entre otras tantas que se debaten en nuestro interior y, al mismo tiempo, manifestándose en forma tangible en nuestra vinculación con los otros.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Siempre hay un motor que nos impulsa a escribir sobre determinado tema y ésta no es la excepción. Pero más allá del suceso puntual, que lo sé menor, conlleva también su enormidad y me convoca tanto al rechazo como a la reflexión.
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Me parece importante ocuparnos cada tanto de mirarnos hacia adentro así como observar en perspectiva determinadas actitudes de los otros. No está bueno acostumbrarse a los atropellos, ni propios ni ajenos.

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Me pregunto justamente por estos últimos: ¿qué hacemos cuando el otro nos arrasa? Y no estoy yéndome lejos, no estoy volviendo a ejemplos dramáticos y extremos como una dictadura militar. Hablo de la vida cotidiana, del día a día. Por más pequeña que sea la situación, también allí se juegan las convicciones, los códigos, los principios de cada quién. En definitiva: ¿cómo reaccionar, como mantener a raya el “enano fascista” cuando es el otro el que le da soga y los afectados somos nosotros?

<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Así como aliento la introspección y la autocrítica del diminuto, mediano o enorme dictador que podamos albergar, también me parece saludable examinarnos en qué respuesta damos a las situaciones donde el otro no se mide y abusa de su poder, en lugar de usarlo de un modo razonable y constructivo.<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
<o:p></o:p>
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Connie
    ¡Qué buen debut!

    Así como aliento la introspección y la autocrítica del diminuto, mediano o enorme dictador que podamos albergar, también me parece saludable examinarnos en qué respuesta damos a las situaciones donde el otro no se mide y abusa de su poder, en lugar de usarlo de un modo razonable y constructivo.
    Es muy cierto lo que desarrollás a lo largo de este post. Más allá de todo creo que la gran reflexión que debemos hacer es ¿hasta dónde nos hemos dejado invadir por las prácticas déspotas? Porque también considero que a todos nos atraviesan en mayor o menor grado, en uno u otro rol, pero que no siempre somos concientes de ello y ahí lo preocupante del caso. Pero sin dudas, la actitud ante estos actos, nuestra posibilidad de advertirlos y repudiarlos es lo que nos pone de uno u otro lado.

    No es un ejercicio fácil ya que creo que eso implica una enorme autocrítica, sea que lo hayamos permitido en forma activa o pasiva y además, descarto (siempre cuento con una buena fe de base al interpretar) como adelanté, que no siempre se es conciente y por ende detectable.

    Sin embargo cada día vamos cebándonos en nuestro espacio de poder o cediendo un poco más de éste sin oponer resistencia, ni mensurar las consecuencias.

    El problema, me parece, está en que las inequidades, las arbitrariedades (así es como interpreto estos actos) deberían ser condenadas todas las veces -y lamentablemente, en varios casos ni siquiera son detectadas por las víctimas-, y cuando sí, las ejercemos o toleramos sea por una eventual conveniencia, o para resguardar algún bien tangible o intangible que valoremos.
    Por ende, no sólo la autocrítica debe ser amplia, también lo debe ser el sacrificio que estamos dispuestos a hacer por cambiar las cosas.

    Y pido perdón por arrimar más inquietudes que certezas, así pues que pregunto: ¿hasta dónde? pero más ¿hasta cuándo?
  2. Avatar de lua
    Me encantó esta entrada de Blog, Susan.

    Es un temón. Es tan multicausal y es tan espejo que da pavura.

    Voy a repetirme en lo que se viene en esta respuesta, dado que alguna vez, ante temas similares en algún thread de Patio, lo que emergió y lo que tu actual entrada me dispara están muy emparentados y se yuxtaponen.

    Todo el asunto se ve atravesado por el hecho de que la armonización de las libertades dificilmente se alcanza por completo, cuando compartimos el mundo, este espacio y aquel otro, cuando poblamos de cosas y símbolos el afuera y el adentro construido junto con otros. El otro es el otro con sus otredades y la culpa siempre es del otro.

    Yo estoy al derecho, dado vuelta estás vos.

    En el mejor de los casos se llega a un compromiso, que hace un poco más "llevadera" la coexistencia de esas libertades disímiles y en esa pugna continua de espacio para hacer y llenar con nuestros significantes.

    Ahora desde que elegimos y pactamos como herramienta en pro de dicho equilibrio el Derecho, ciertas costumbres y ciertas Instituciones...no podemos apartarnos de esa senda. El fin no justifica los medios. Pero hay que aprender a tolerar al otro y su otredad, eh?

    La tolerancia no es solución a ningún problema, sino la condición elemental para un acercamiento plural a cualquier propuesta de solución. Es el clima imprescindible para que gentes diferentes puedan implicarse en la búsqueda de mayores verdades, más justicia y humanidad para todos.

    La tolerancia hace que el punto de partida para la convivencia no sea el consenso, sino justamente lo contrario: el disenso, aceptado como consecuencia inevitable del pluralismo. Creo que era Fetscher el que decía "ah la tolerancia, no resuelve, pero es esa pequeña virtud imprescindible para la democracia".

    Supone que uno es capaz de tomar distancia respecto de sí mismo y relativizar la propia cultura, la matriz de aprendizaje desde nos paramos para clasificar el mundo y los otros. En cierta forma la única forma de entenderla es por su contrario, es decir, por la captación de lo que es la intolerancia.

    Y aquí es importante aclarar algo: la intolerancia no es la actitud hostil hacia las creencias, las ideas o las convicciones que se consideran nocivas, erróneas o heterodoxas. Debería resultar evidente que uno puede discrepar profunda y enérgicamente, e incluso combatir con argumentos al otro, y no ser intolerante.
    Ser intolerante es otra cosa, es algo mucho más profundo y trágico. Es no aceptar la realidad, descalificarla, abaratarla con simplismos, no hacerse cargo de nuestra complicidad, cuando no responsabilidad, frente a ciertos hechos. No reconocerse habitado por el enanito que cada tanto quiere brotar y emerger y reinar.

    No es necesariamente intolerante quien combate las ideas del adversario político-social, lo sería si quiere eliminarlo, negarle su existencia o su expresión, cuando no su vida.

    Podemos ejercer entera libertad para combatir lo que consideramos ideológicamente nefasto, mostrar que no tienen razón, que falsifican la realidad, que niegan los derechos de otros, que pretenden imponer lo que no se puede aceptar. Y eso no te convierte en intolerante o en fascista.

    Pero cuando acallo, anulo, borro, tacho, expulso la voz del otro por medios espurios, amparándome en una asimetría de poder, sólo porque es otro y no es yo y no piensa como yo. Ahí si: otra que papá Pitufo.
  3. Avatar de Connie
    La tolerancia hace que el punto de partida para la convivencia no sea el consenso, sino justamente lo contrario: el disenso, aceptado como consecuencia inevitable del pluralismo. Creo que era Fetscher el que decía "ah la tolerancia, no resuelve, pero es esa pequeña virtud imprescindible para la democracia".

    Supone que uno es capaz de tomar distancia respecto de sí mismo y relativizar la propia cultura, la matriz de aprendizaje desde nos paramos para clasificar el mundo y los otros. En cierta forma la única forma de entenderla es por su contrario, es decir, por la captación de lo que es la intolerancia.

    Y aquí es importante aclarar algo: la intolerancia no es la actitud hostil hacia las creencias, las ideas o las convicciones que se consideran nocivas, erróneas o heterodoxas. Debería resultar evidente que uno puede discrepar profunda y enérgicamente, e incluso combatir con argumentos al otro, y no ser intolerante.
    Ser intolerante es otra cosa, es algo mucho más profundo y trágico. Es no aceptar la realidad, descalificarla, abaratarla con simplismos, no hacerse cargo de nuestra complicidad, cuando no responsabilidad, frente a ciertos hechos. No reconocerse habitado por el enanito que cada tanto quiere brotar y emerger y reinar.

    No es necesariamente intolerante quien combate las ideas del adversario político-social, lo sería si quiere eliminarlo, negarle su existencia o su expresión, cuando no su vida.

    Podemos ejercer entera libertad para combatir lo que consideramos ideológicamente nefasto, mostrar que no tienen razón, que falsifican la realidad, que niegan los derechos de otros, que pretenden imponer lo que no se puede aceptar. Y eso no te convierte en intolerante o en fascista.

    Pero cuando acallo, anulo, borro, tacho, expulso la voz del otro por medios espurios, amparándome en una asimetría de poder, sólo porque es otro y no es yo y no piensa como yo. Ahí si: otra que papá Pitufo.
    Ya oportunamente cuando hablamos de la "insignificancia" en Patio, me encantó que lo vincularas a la tolerancia. Y creo que de alguna manera puedo unir todo lo que hemos vertido aquí y allá con este concepto que tan bien describís.

    Muchas veces se pide al otro que sea tolerante, el caso es que ya quien lo pide toma por base un sometimiento a una idea. Sos tolerante si te adaptás a lo que yo digo. Ahora bien, si cuando desde el centro del poder que fuere, las reglas son variables ¿siempre se debe tolerar? ¿por qué? Es lógico que uno sea "tolerante" cuando no hay certeza, cuando no hay reciprocidad, cuando no hay seguridad jurídica y por ende, uno no sabe a qué reglas atenerse, ni qué se pretende de uno al exigirnos ser "adaptados"?

    Tal vez cuando todos reposamos en la comodidad de estar dentro de esa mayoría "adaptada" es cuando no advertimos esas desproporciones, pero qué ocurre cuando no la integramos porque sentimos que las reglas no son ecuánimes, que las medidas son desproporcionadas o arbitrarias ya que dependen del juzgador y queremos decirlo? ¿Somos libres de hacerlo sin temer las consecuencias porque no se practica la tolerancia que se predica? ¿Hasta dónde colaboramos reproduciendo esos modelos?

    A mí me viene la frase de Orwell (George, el posta ) en "Rebelión en la Granja"

    "Libertad significa el derecho a decirle a la gente lo que no quiere oír"
  4. Avatar de SusanManaghal
    El problema, me parece, está en que las inequidades, las arbitrariedades (así es como interpreto estos actos) deberían ser condenadas todas las veces -y lamentablemente, en varios casos ni siquiera son detectadas por las víctimas-, y cuando sí, las ejercemos o toleramos sea por una eventual conveniencia, o para resguardar algún bien tangible o intangible que valoremos.
    Por ende, no sólo la autocrítica debe ser amplia, también lo debe ser el sacrificio que estamos dispuestos a hacer por cambiar las cosas.
    Es un tema complicado, cada vez que usamos la palabra "todo", la cosa se torna irrealizable dado que roza lo ideal. Pero como concepto rector es irreprochable, luego la vida se encarga de que vayamos acomodándonos a lo posible.

    El problema es cuando nos acomodamos demasiado, digamos, para proseguir con la metáfora, cuando engordamos al enano permisivo, aguantamos demás, consentimos -quizás sin darnos cabal cuenta- a que las cosas lleguen demasiado lejos.

    A veces las líneas son delgadas o faltan parámetros para medir por dónde uno debe plantar un freno, dar media vuelta o seguir derecho. Suele pasar cuando la ley no funciona, es decir, sólo es letra muerta.

    Aquí en Argentina la transgresión a la ley escrita es moneda corriente, muchos usos y costumbres se basan en el pisoteo y no en el desconocimiento del marco legal. En más de una oportunidad, el que no trasgrede, no mama. A mí, personalmente, me agota mucho tener que estar ubicando vivos. En todos lados, en el super, en el bondi, en la cola del cine hay alguno o varios que te quieren pasar, con lo distraída que soy me debe pasar más de lo que reparo, pero cuando lo advierto, me indigna. Sin embargo, muchas veces no protesto. Y cuando lo he hecho, puede suceder que el vivillo se despache con una respuesta irreverente, sin más. Peor aún, con frecuencia, el resto de los perjudicados se desentienden del tema, no se solidarizan con tu protesta que también les concierne.

    Estoy advertida de que callando, cooperamos a que estas situaciones se repitan, se imiten, se refuercen. Y sí, habría que quejarse siempre. Pero hay días que uno está con la cabeza en otros temas o sin ganas, demasiado triste o demasiado contento, la cuestión es que elegís no intervenir. Y casi sin percibirlo, te vas acostumbrando al maltrato y a no reaccionar, haciéndote víctima y cómplice a un mismo tiempo. Muchas veces son pavadas que se suman y terminan, por ejemplo, arruinándote un día. Pero como el centro de la cuestión no es light, dado que tiene que ver con transgredir a las normas, también suceden tragedias. Es quer pretender vivir en el limbo, ignorando las reglas y leyes, atrapado en la propia burbuja, tiene consecuencias y éstas puedes ser desde meras molestias, proplemas de cierta gravedad o derivar en una fatalidad . Esto último se constata en los altos índices de accidentes de tránsito, por ejemplo.

    Es alarmante la poca consideración que tenemos respecto de los otros, nos olvidamos que convivimos en distintos espacios con muchísima gente y no sólo con los afectos que duermen en la habitación de al lado o en nuestra propia cama.

    Si hago introspección, me voy a encontrar en más de una falta de consideración hacia el otro, a pesar de que no tengo un estilo prepotente, ni sé buscar ventajas para joder a los demás. Y mirando hacia los costados, veré cuántos cosas permito que no debería. Y no por buena, que vamos, no es ser buena permitir que te atropellen. Me critico cierta sedación que he adquirido con el paso del tiempo. Entiendo que uno ha de valorar las cosas conforme a un criterio equilibrado, tampoco te vas a envenar por cuanto enajenado te topes porque vivrías tenso, enojado y en estado de alerta. Me parece saludable dejar pasar algunas cosas, el tema es, justamente, hasta dónde y hasta cuándo, como planteabas.

    En realidad, prestar atención a estas preguntas me parece más valioso que listar certezas, así que viene bien detenerse a pensarlo, Con, no pidas disculpas.
    Actualizado 30/09/2008 a las 05:04 por SusanManaghal
  5. Avatar de SusanManaghal
    La tolerancia hace que el punto de partida para la convivencia no sea el consenso, sino justamente lo contrario: el disenso, aceptado como consecuencia inevitable del pluralismo. Creo que era Fetscher el que decía "ah la tolerancia, no resuelve, pero es esa pequeña virtud imprescindible para la democracia".

    Supone que uno es capaz de tomar distancia respecto de sí mismo y relativizar la propia cultura, la matriz de aprendizaje desde nos paramos para clasificar el mundo y los otros. En cierta forma la única forma de entenderla es por su contrario, es decir, por la captación de lo que es la intolerancia.

    Y aquí es importante aclarar algo: la intolerancia no es la actitud hostil hacia las creencias, las ideas o las convicciones que se consideran nocivas, erróneas o heterodoxas. Debería resultar evidente que uno puede discrepar profunda y enérgicamente, e incluso combatir con argumentos al otro, y no ser intolerante.
    Ser intolerante es otra cosa, es algo mucho más profundo y trágico. Es no aceptar la realidad, descalificarla, abaratarla con simplismos, no hacerse cargo de nuestra complicidad, cuando no responsabilidad, frente a ciertos hechos. No reconocerse habitado por el enanito que cada tanto quiere brotar y emerger y reinar.

    No es necesariamente intolerante quien combate las ideas del adversario político-social, lo sería si quiere eliminarlo, negarle su existencia o su expresión, cuando no su vida.

    Podemos ejercer entera libertad para combatir lo que consideramos ideológicamente nefasto, mostrar que no tienen razón, que falsifican la realidad, que niegan los derechos de otros, que pretenden imponer lo que no se puede aceptar. Y eso no te convierte en intolerante o en fascista.

    Pero cuando acallo, anulo, borro, tacho, expulso la voz del otro por medios espurios, amparándome en una asimetría de poder, sólo porque es otro y no es yo y no piensa como yo. Ahí si: otra que papá Pitufo.
    Me resulta muy clarificador tu línea de razonamiento, Lua, he aprendido con esto que aportás.

    No he visto los trhead de Patio que citan, chicas, ni el de la "insignificancia" que menciona Connie ni al que vos te referís, quizás la referencia sea la misma, dado que no la especificás.

    Personalmente, supongo que no he de ser una marciana en esto, me cuesta muchísimo ejercitar la tolerancia. Sin embargo, vale la pena intentarlo y esforzarse en ello dado que es una experiencia superadora: ¿qué puede ser más enriquecedor que poder intercambiar con el otro, sin abolirlo en sus diferencias?

    Ah, los humanos somos tan frágiles...

    La tolerancia es algo bueno para nosotros, tanto o más que para los demás, incluso. Hay un efecto pacificador que se alcanza cada vez que podemos soportar al otro en la complejidad y extrañeza de su otredad. Y es que estamos actuando conforme a una legalidad que nos atraviesa y nos ordena.

    Paradójicamente, estamos prestos a acallar la otra voz si es demasiado diferente a la nuestra. Cuando el recurso o el ansia de tolerar nos falta, el otro y sus diferencias se nos presentan como amenazas para nuestra integridad. Y si bien no todo el mundo es capaz de eliminar o matar al otro diferente con facilidad (por suerte), hay maneras simbólicas de matar las diferencias, por ejemplo, no escuchar, correrse, evitar al otro, imponerle nuestro criterio cometiendo abuso de poder.

    Los dos enfoques que plantean, el de Connie y el tuyo, me ayudan a pensar algunas situaciones complicadas. Por ejemplo, cuando uno calla lo que quiere gritar, se está obstaculizando uno mismo y, por ende, también al otro, de la posibilidad de establecer un marco de tolerancia para vincularse.

    Porque la base de la tolerancia sería que tanto los otros como yo mismo podamos expresarnos "libremente", ya sea para acordar o disentir en pequeño o sumo grado.

    Si me retiro, si cedo en la apariencia cuando en mi interior me rebelo, no hay posibilidad de negociación alguna. Porque es verdad que es imposible armonizar las libertades, como exponías, esto también roza un ideal. Lo posible es negociar y no hay otro contexto que lo favorezca que la práctica de la tolerancia, justamente.

    Y esta problemática se complejiza aún más cuando los que han de negociar están en lugares jerárquicamente diferentes. El que ostenta más poder puede darse el "lujo" de no querer hacerlo, a sabiendas que el otro tiene mucho que perder si no acata. Abusos de este tipo están a la orden del día y no sólo en contextos complejos como es el ámbito laboral, donde el subalterno muchas veces cede para poder pagar el alquiler, mandar a los hijos al cole y llenar más o menos la heladera. También sucede en contextos que deberían ser amenos y relajados. De hecho, ¿quién no ha sido testigo del abuso de poder que se ejerce en lugares meramente recreativos?

    Por eso decía antes que veo meritorio al que se dispone a escuchar al otro, a entender sus razones, sin recurrir arbitrariamente a su cuota de poder, poca o mucha. Y es que para algunos es más fácil actuar como retrógrado, imponiendo el propio parecer que soportar que el otro -aunque disponga de menos poder para X cosa-, tiene argumentos válidos que bien podrían hacerles replantear los propios. Muchos piensan que actuar así equivale a ser seguro, fuerte, sólido. Pues, les tengo una mala noticia. La incapacidad para escuchar los motivos de los demás, sus razonamientos y sensaciones, sólo habla de miedo, fragilidad y, sobre todas las cosas, de graves limitaciones intelectuales. Y es que nadie nació sabiendo y al marote hay que hacerlo trabajar un poco, aunque sea de vez en cuando, no?

    Y bueno, no sigo porque ya es muy tarde y el tema es demasiado extenso. En todo caso, la seguimos luego. Perdón por el corte abrupto pero me dio noni...
    Actualizado 30/09/2008 a las 05:13 por SusanManaghal
  6. Avatar de Marce
    Sinceramente, me di cuenta solo tomando distancia, y me refiero fisica con todo lo que esto implica, sumado al hecho de tratar de insertarme en otra sociedad, que los Argentinos somos extremadamente fachistas o, al menos, descalificadores. No se como sera en otros paises de Latino America.... me voy a basar solo en mi experiencia "made in" & "ex pat"... Viviendo en Argentina, es comun escuchar frases descalificadoras.... "este .... de merde, aquel otro soreT de merde..." es todos los dias, en todos los ambitos.

    No es solo en cuanto a colores de piel, inclinacion sexual, credo/religion, simpatia politica... no, es aun mas denso... Llega al terreno de lo llano, de la supervivencia, diria... Ejemplo? Los avisos clasificados:

    - masculino / femenino
    - de tal a cual edad
    - recibido y con experiencia (notese limite 25 anios de edad)
    - enviar foto con el curriculum

    Estas cosas, chiquititas, con las que uno convive.... personalmente, son inaceptables en otras sociedades (aca, ponele, es ilegal pedir cualquiera de estas cosas que cite) y va mas alla... porque si, nosotros, como Sociedad, permitimos esta discriminacion encubierta/maquillada/solapada y tan explicita... como no nos vamos a ver enredados en comentarios ".... de merde?" En un punto... es imposible escaparle a situaciones... de merde. El discriminado se torna discriminador en una vuelta de pagina.... sin casi darse cuenta...

    Cuando me mude, me sorprendi al encontrar tanta gente de tantas razas, credos, edades, paises de origen en una misma oficina... esto no pasaba en Argentina donde una vez, recuerdo contrataron a Maria N, una chica de Montevideo... cual era el comentario? Of course, que se acostaba con un jefe...

    Quiza, por historia personal, porque si, todo tiene que ver con todo, es muy raro y lo era y lo sera, escuchar de mi comentarios de este tipo... Simplemente... porque no me sale... porque tiendo a ponerme en el lugar del otro en la vida real. Aun asi, me ha pasado verme en situaciones donde quise escaparme de mi propio enano fascista... aunque estas, no tenian que ver con los temas "cotidianos". Mi enano fascista, era "yanquis de merde..." y lo fue por anios.... porque creia que eran como yo creia que eran, porque compre la historieta de que tenian la culpa de todo... pero, como decia mi vieja "no escupas para arriba porque te puede salpicar"... heme aqui, viviendo en esta sociedad contra la que tanto despotrique... para darme cuenta... que estaba tan equivocada... y si, que los Gobiernos, no todos, pueden ser corruptos, manipuladores & yada yada yada.... si... pero el conjunto de la sociedad es otra cosa... Aca, aprendi a NO escuchar ".... de merde" en ningun ambito... Y que placentero que es.... esto no significa que quiza, alguno llegue a la casa y piense "esta Sud Americana de merde"... quiza si, quiza no... pero no se respira, no se vive a diario en el super, en el laburo, en las reuniones... y en un punto, esto, alivia muchisimo... porque el grado de contaminacion expuesto es muchsimo menor.

    Aprendi que hermoso es escuchar otro acento Latino Americano y sentirme totalmente unida a ellos... ya sean de Guatemala, Ecuador, Mexico, El Salvador o paises limitrofes... Aprendi tambien, a ser mas tolerante conmigo misma... hoy dia, en la cuarta decada, me permito repensar que quiero volver a la Facu... y me encanta que a nadie le parezca loco...

    A veces, cuando hablo con algun familiar o amigo y dicen "pero .... de merde" (a los .... agreguenle todo lo que se les ocurra) me duele... me hace tanto mal... y lo digo... claro que, cuando una Sociedad te limita tanto desde distintos lugares, el sistema de descalificacion que, deriva en posibles discriminaciones y culmina con el maldito enano que nos roza o habita, se hace mas dificil escaparle al mito/realidad.

    Creo que me fui al pasto , pasa que tambien, tengo mas preguntas que respuestas y vengo con el horario cambiadisimo.... deberia estar durmiendo... y pasa que, tambien, intuyo es imposible escaparle al contexto... de esto, diria tengo la certeza.

    BTW, encantome Susan que abras tu blog
    Actualizado 30/09/2008 a las 17:22 por Marce
  7. Avatar de Connie
    A veces las líneas son delgadas o faltan parámetros para medir por dónde uno debe plantar un freno, dar media vuelta o seguir derecho. Suele pasar cuando la ley no funciona, es decir, sólo es letra muerta.

    Aquí en Argentina la transgresión a la ley escrita es moneda corriente, muchos usos y costumbres se basan en el pisoteo y no en el desconocimiento del marco legal. En más de una oportunidad, el que no trasgrede, no mama. A mí, personalmente, me agota mucho tener que estar ubicando vivos. En todos lados, en el super, en el bondi, en la cola del cine hay alguno o varios que te quieren pasar, con lo distraída que soy me debe pasar más de lo que reparo, pero cuando lo advierto, me indigna. Sin embargo, muchas veces no protesto. Y cuando lo he hecho, puede suceder que el vivillo se despache con una respuesta irreverente, sin más. Peor aún, con frecuencia, el resto de los perjudicados se desentienden del tema, no se solidarizan con tu protesta que también les concierne.

    Estoy advertida de que callando, cooperamos a que estas situaciones se repitan, se imiten, se refuercen. Y sí, habría que quejarse siempre. Pero hay días que uno está con la cabeza en otros temas o sin ganas, demasiado triste o demasiado contento, la cuestión es que elegís no intervenir. Y casi sin percibirlo, te vas acostumbrando al maltrato y a no reaccionar, haciéndote víctima y cómplice a un mismo tiempo. Muchas veces son pavadas que se suman y terminan, por ejemplo, arruinándote un día. Pero como el centro de la cuestión no es light, dado que tiene que ver con transgredir a las normas, también suceden tragedias. Es quer pretender vivir en el limbo, ignorando las reglas y leyes, atrapado en la propia burbuja, tiene consecuencias y éstas puedes ser desde meras molestias, proplemas de cierta gravedad o derivar en una fatalidad . Esto último se constata en los altos índices de accidentes de tránsito, por ejemplo.

    Es alarmante la poca consideración que tenemos respecto de los otros, nos olvidamos que convivimos en distintos espacios con muchísima gente y no sólo con los afectos que duermen en la habitación de al lado o en nuestra propia cama.

    Si hago introspección, me voy a encontrar en más de una falta de consideración hacia el otro, a pesar de que no tengo un estilo prepotente, ni sé buscar ventajas para joder a los demás. Y mirando hacia los costados, veré cuántos cosas permito que no debería. Y no por buena, que vamos, no es ser buena permitir que te atropellen. Me critico cierta sedación que he adquirido con el paso del tiempo. Entiendo que uno ha de valorar las cosas conforme a un criterio equilibrado, tampoco te vas a envenar por cuanto enajenado te topes porque vivrías tenso, enojado y en estado de alerta. Me parece saludable dejar pasar algunas cosas, el tema es, justamente, hasta dónde y hasta cuándo, como planteabas
    Bueno, precisamente a esto que referís aludía en el thread de Patio que mencioné.

    http://www.webconferencia.net/patio-...ia-246426.html

    Es un tema realmente profundo y con muchas aristas, desde lo macro a lo micro para el caso: ¿Quién no tiene o no tuvo un padre, un jefe, en fin, una figura de autoridad que nos haya pasado por arriba sin que mediaran mayores explicaciones? ¿Cuántas veces por nuestra parte lo hemos hecho? Este es uno de mis grandes dilemas a la hora de criar a mi hija, me da miedo de caer en ese tipo de arbitrariedades y continuar reproduciendo el modelo, de cerrarle los caminos para que se acerque a plantear sus inquietudes. Yo creo que a veces no es mala voluntad, pero realmente no nos damos cuenta de ello, nos encerramos en la burbuja de nuestras razones, por comodidad, por temor, por agotamiento o necesidad.

    Y es algo que me reprocho sinceramente, procuro siempre que se me brinda la oportunidad acercar posiciones, denunciar o marcar aquéllo que no me gusta o que creo que no corresponde y en tren de mea culpa admito que muchas veces por necesidad he tenido que comerme más de un garrón en este sentido, sobre todo cuando hay valores del otro lado que son tan atendibles, como ser procurarte la subsistencia de los tuyos -entre otros-, que te obligan a mantener cierta armonía, cierta mesura, precisamente, cierta tolerancia. No es lo que prefiero, está claro.
  8. Avatar de lavasca
    Y lo que cuesta acallar el enano fascista interior!!

    Ese que tiene que ver con valernos de nuestro lugar de jefes en un trabajo para cobrarnos alguna deuda chica (en general, de tipo afectivo) que un "subordinado" tiene con nosotros. O nunca les pasò?

    O mordernos los codos y dejar que nuestros hijos elijan sus ropas, sus amigos, su modo de comunicarse en un chat, porque despuès de todo son... individuos...no?

    Ese que seguramente nos hace ver amplificados los caprichos de los hijos de nuestras amigas... pero nos hace empequeñecer los de los nuestros propios.

    Ese que nos dice "Che, pero es una super oportunidad facturarle ese servicio al municipio. Fijate que la ganancia es $ 12.000 mensuales... Total, tu inversiòn es solo de $ 1000"

    Ese que nos incita "Hay que participar en polìtica, che. (Meterse en la trenza,bah)"

    Ese que (no sè si le estoy dando el significado que Susan pensò para su enano) nos hace ser màs livianos en los lìmites de la convivencia, total si se corre un par de metros nada va a pasar.

    Pero que sì tiene que ver con estirar los lìmites de nuestro campito en desmedro del campito del otro, total, el otro... que se [email protected]".
  9. Avatar de SusanManaghal
    Mi enano fascista, era "yanquis de merde..." y lo fue por anios.... porque creia que eran como yo creia que eran, porque compre la historieta de que tenian la culpa de todo... pero, como decia mi vieja "no escupas para arriba porque te puede salpicar"... heme aqui, viviendo en esta sociedad contra la que tanto despotrique... para darme cuenta... que estaba tan equivocada... y si, que los Gobiernos, no todos, pueden ser corruptos, manipuladores & yada yada yada.... si... pero el conjunto de la sociedad es otra cosa... Aca, aprendi a NO escuchar ".... de merde" en ningun ambito... Y que placentero que es.... esto no significa que quiza, alguno llegue a la casa y piense "esta Sud Americana de merde"... quiza si, quiza no... pero no se respira, no se vive a diario en el super, en el laburo, en las reuniones... y en un punto, esto, alivia muchisimo... porque el grado de contaminacion expuesto es muchsimo menor.
    Tenías un "enano prejuicioso con los yankies", bueno, algo muy extendido y aceptado en nuestra generación, durante los 80.

    Ese "enano prejuicioso", más allá del objeto a que se dirija, lo tenemos todos, también, sólo hay que tener el coraje de saber verlo, reconocerlo y así tener la chance de combatirlo. No es apuesta fácil, las más de las veces, nos llenamos la boca diciendo "yo no soy prejuicioso, yo soy amplio, yo acepto a todos". Ja! minga!! Y es que somos rebuscados, sin darnos cuenta en muchas oportunidades, tejemos o compramos tejidos, armazones argumentales que suenan muy bien, que son políticamente correctos pero esconden uno o varios preconceptos.

    Y estos "enanos" interiores se emparentan. El enano fascista siempre está presto a aplastar con el zapato todo aquello que se muestre diferente, dado que es vivido como algo peligroso, amenazante. Que se utilice un discurso de degradación hacia el enemigo (el diferente) no debiera confundirnos porque lo que prevalece es el miedo y la fragilidad para poder soportar, tolerar (como bien decía Lua) las diferencias. Y es que hay que estar muy bien plantado para poder bancarse las diferencias del otro, sin sentirlas como agravios personales.

    Ufff... sobran ejemplos. Y están tan cerquita...
  10. Avatar de SusanManaghal
    Y lo que cuesta acallar el enano fascista interior!!

    Ese que tiene que ver con valernos de nuestro lugar de jefes en un trabajo para cobrarnos alguna deuda chica (en general, de tipo afectivo) que un "subordinado" tiene con nosotros. O nunca les pasò?

    O mordernos los codos y dejar que nuestros hijos elijan sus ropas, sus amigos, su modo de comunicarse en un chat, porque despuès de todo son... individuos...no?

    Ese que seguramente nos hace ver amplificados los caprichos de los hijos de nuestras amigas... pero nos hace empequeñecer los de los nuestros propios.

    Ese que nos dice "Che, pero es una super oportunidad facturarle ese servicio al municipio. Fijate que la ganancia es $ 12.000 mensuales... Total, tu inversiòn es solo de $ 1000"

    Ese que nos incita "Hay que participar en polìtica, che. (Meterse en la trenza,bah)"

    Ese que (no sè si le estoy dando el significado que Susan pensò para su enano) nos hace ser màs livianos en los lìmites de la convivencia, total si se corre un par de metros nada va a pasar.

    Pero que sì tiene que ver con estirar los lìmites de nuestro campito en desmedro del campito del otro, total, el otro... que se [email protected]".
    Vasquita:

    Tal cual, por eso considero meritorio que quienes ocupan cargos jerárquicos no se extralimiten en sus funciones. Personalmente, no tengo condiciones para líder y mucho menos vocación para ello. Jamás he buscado, es más, le rajo a ocupar lugares donde quede en un plano de superioridad. ¿Será tal vez porque confío poco en poder dominar la tentación de hacer valer mi criterio como el más apropiado, es decir, tornarlo caprichoso? Bue, no sé si ir tan lejos, quizás me asuste tener gente a mi cargo, poca confianza en mí, aunque algo de aquello debe haber, también. Igual, me critico no saber ocupar ese lugar cuando corresponde no dejarlo vacante. No sabés cómo me critico el poco tiempo que me desempeñé como maestra de grado, ahí era muy necesario ocupar ese rol, no para oprimir (quizás pensaba en aquel momento, sin darme cuenta, que no había otra alternativa y por eso me empeñaba en aplanar donde había diferencias más que evidentes), sino para no dejar solos a los chicos en un montón de cosas. Pero bueno, yo era muy joven y bastante desvalida también, me faltaban recursos que allí eran vitales, sobre todo por las características de las escuelas donde me desempeñaba. Si en este momento tuviera ejercer (Dios no lo permita ) lo haría mucho mejor, no sé si a nivel académico pero sí en cuanto a contención del grupo de niños. Estoy más vieja, con más calle y la maternidad me enseñó mucho, realmente.

    Como mamá no me permito dejar a mi hija sin guía, así que me guardo bien de ponerme en igual plano que ella, soy responsable de mi hija y, aunque patalee, me respeta. Sí me ha costado mucho lidiar con mi "enano fascista" interior en cuanto a exigencia desmedida, se refiere. No la pasé bien de chica en algunas cuestiones, así que lo que menos quiero es que mi hija padezca situaciones parecidas. Cuando ví que mi hija temblaba por mis gritos porque una lámina le salió un poquitito desprolija, me asusté. Le pedí disculpas y me corrí. Por suerte es muy buena alumna y no necesita de mi supervisiión, en ese sentido, me la ha hecho fácil. Pero no pude vivir lo que hacen otras mamás de acompañar a una distancia prudente lo que van haciendo sus hijos por mis propias limitaciones. Sé que me voy de mambo mal y para no exponerla a mi crítica desmedida, le hice y me hice el favor de dar un paso al costado. Por supuesto, si ella me hubiera necesitado, hubiera tenido que ver de qué manera acallar esta instancia hipercrítica que se me juega, ella me allanó el camino y hoy todo los resultados positivos que cosecha en el cole son pura y exclusivamente por mérito propio. Estoy muy orgullosa de mi peque, por esto. No lo estoy de mí misma, claro, pero me felicito por haber podido, al menos, correrme para no obstaculizarla.

    Respecto a medir con diferente vara lo que le pasa a los otros niños que a los nuestros, es un clásico. No sé si hay remedio para ello, en un punto es lógico y no tan grave. Claro, siempre y cuando sea algo medido y no exagerado. Ahí la cosa se complica y los más dañados serán los niños, sobre todo los nuestros.

    Tus últimos párrafos hablan de un enano egoísta, poco solidario y hasta corrupto. Y sí, cuesta sacrificar la ventaja propia en pos de un reparto equitativo. Es frecuente escuchar frases tales como "mientras no me joda a mí", "total, el otro no se lo merece por X o Y motivos". Cuesta, cuesta mucho. Pero será imposible hacer algo si además de ver la paja en el ojo ajeno, no nos ocupamos de ver la propia... Y no se vale echar una miradita al apuro, si nos animamos con ganas, vamos a encontrar tanta maleza por aquí mismito, nomás...
    Actualizado 11/10/2008 a las 22:49 por SusanManaghal
  11. Avatar de SusanManaghal
    Bueno, precisamente a esto que referís aludía en el thread de Patio que mencioné.

    http://www.webconferencia.net/patio-...ia-246426.html

    Es un tema realmente profundo y con muchas aristas, desde lo macro a lo micro para el caso: ¿Quién no tiene o no tuvo un padre, un jefe, en fin, una figura de autoridad que nos haya pasado por arriba sin que mediaran mayores explicaciones? ¿Cuántas veces por nuestra parte lo hemos hecho? Este es uno de mis grandes dilemas a la hora de criar a mi hija, me da miedo de caer en ese tipo de arbitrariedades y continuar reproduciendo el modelo, de cerrarle los caminos para que se acerque a plantear sus inquietudes. Yo creo que a veces no es mala voluntad, pero realmente no nos damos cuenta de ello, nos encerramos en la burbuja de nuestras razones, por comodidad, por temor, por agotamiento o necesidad.

    Y es algo que me reprocho sinceramente, procuro siempre que se me brinda la oportunidad acercar posiciones, denunciar o marcar aquéllo que no me gusta o que creo que no corresponde y en tren de mea culpa admito que muchas veces por necesidad he tenido que comerme más de un garrón en este sentido, sobre todo cuando hay valores del otro lado que son tan atendibles, como ser procurarte la subsistencia de los tuyos -entre otros-, que te obligan a mantener cierta armonía, cierta mesura, precisamente, cierta tolerancia. No es lo que prefiero, está claro.
    Connie: he leído el thread que me sugeriste, es realmente interesante. Ojalá de lugar a nuevas intervenciones, en ese sentido, tiré la primera piedrita. Vale la pena.

    Además, me ha hecho emocionar leer los ejemplos personales que han dado. Y ya que mencionás tu preocupación por la crianza de tu hija, te digo que comparto esa misma inquietud. Creo que el hecho mismo de cuestionárnoslo es un buen punto de partida. En mi caso, no he tenido en muchos sentidos, buenos ejemplos. Trato de tomarlos como referencia (me es inevitable, es mi historia, son mis marcas) pero no para reproduclros sino para intentar hacer algo diferente. No es fácil, repetir es mucho más sencillo y cómodo. Ocurre también sin darnos cuenta, por eso, están buenos los planteos y replanteos para poder ocuparse lo mejor posible. Aspiro de buena fe a que los hijos de mi hija sean aún mejor educados que lo que yo he podido transmitir. Creo que eso sería la mejor caricia para mí.

    Respecto de los mea culpa, sí, tengo buen caudal recolectado para ello. Tampoco es cuestión de darnos con un látigo, no ayudaría en nada, por supuesto. A veces hay que buscar la manera, el momento adecuado para poder intervenir. En determinadas circunstancias, sólo hay espacios para ir sembrando de a poquito algo que permita un cambio. Es que la tolerancia no es fácil de hallar ni depende sólo de nosotros, es cierto que cada uno puede poner su parte y no está bueno justificarse porque los demás no ponen lo suyo. Pero tampoco cargar con la mochila de que podemos con todo. Y sí, está difícil. Por eso es un desafío, no?
  12. Avatar de marjades
    Fijate y anotá como arranca octubre para vos.Sentir que te pasan cosas buenas,que no todo es negativo aporta mucho aunque no sean grandes cosas,reconocerlas hace que estés mejor predispuesta y en consecuencia lo que vendrá lo vivirás mejor.
    Empezar tu blog asi es un éxito,es bueno,es lindo,es una parte tuya que compartís y que hacés llegar,leerte día a día ha hecho que mi enano facho no tenga la más mínima posibilidad de emerger cuando interactuo con vos y te respeto.

    Si bien es cierto que le he cerrado las puertas hace mucho tiempo ,no puedo negar que lo conozco y que cada tanto me visita EL ENANO MALDITO.
    Repito una vez más que el respeto para mi es un valor fundamental para todo y este caso no es la excepción.Cuando tenés incorporado el respeto surge naturalmente el escuchar,el tener en cuenta ,el no subestimar ,la tolerancia y esto te hace más sencillo no tener que lidiar con tu enano facho interior.
    Mi problema es más cuando me encuentro con alguien que le da rienda suelta a su enano facho,sobre todo si tiene poder sobre otros en calidad de lo que sea,esta gente me saca,pierdo el respeto por ellos y mi tolerancia desaparece.
    Por lo general no siento culpa ni antes ni después de decir o hacer algo que les indique mi postura y hasta he disfrutado de ver bailar a mi enano facho,si es que era él,pues algunos se merecen conocerlo.
    Y si....muchas veces nos tenemos que comer ese garrón,no podemos hacer otra cosa porque algo importante depende de ello,pero no perdamos el rumbo,tengamos en claro que actuamos asi porque en definitiva nos conviene ,no porque somos idiotas o sumisos,a la larga te fortalece de alguna manera,hay que ser lo más astuto posible cuando sos victima de uno de estos.Yo a algunos que he conocido los tengo conceptuados de tal manera que todo lo mal que me han hecho sentir queda miniminizado por el desprecio que les tengo.

    Me pone de la cabeza cuando lo veo actuar con terceros,con personas más débiles,con los que fundamentalmente no cuentan con herramientas elementales para combatirlo,me refiero a personas no como las que postearon acá,nosotras mal o bien lo detectamos y tenemos la posibilidad de manejarnos dignamente aunque no tengamos la libertad absoluta de mandarlo a la merda hablo de aquellas personas que no tienen con que darle.

    Susi,pasaré en otro momento,este tema da para mucho y la verdad me cuesta concentrarme en estos días.
  13. Avatar de SusanManaghal
    Marja:

    Me complace verte por aquí y que opines, más aún si pensás volver con más comentarios. Estos temas no son minutas, no se cocinan facilito, hay que darles vueltas y siempre es bienvenido el intercambio de buena fe.

    No estoy tan segura que podamos mantener a raya fácilmente a nuestro enano facho, como vos le decís. Creo que es casi una militancia y de por vida, si te dormís, se te escapa y hace de las suyas. el muy ladino

    Respecto de lidiar con los abusos de poder, uffff... Es también harto difícil, creo que lo primero que podemos hacer es estar atentos y no naturalizar el maltrato. He aprendido a no ser kamikaze con los años, sobre todo, cuando se trata de no perder el mango que te aporta el laburo. Hay muchas formas de resistir, muchas. A veces, hay que comerse las ganas de responder con vehemencia como uno quisiera, hay que tener paciencia y rebuscárselas. No te queda otra que ponerte creativo a la hora de ir torciendo algunas cuestiones, lo digo, sobre todo, por la experiencia que estoy acopiando en estos últimos años. Me he sentido desfallecer más de una vez, es agotador pero bueno, naides es de fierro. Mejor reconocerse vulnerable para poder hacer algo con eso y continuar después peleando sin pelear por los derechos que uno se gana con el yugo, ni más ni menos.

    Y en cuanto a octubre, te digo que todavía no he recibido la noticia que aguardo desde hace tanto, es inminente una resolución y espero que sea positiva. Estoy super ansiosa pero ¡¡vamos!!, octubre recién empieza. Te mantendré al tanto.

    Volvé cuando quieras y a ver si la convencés a Gaso que dice que tiene ganas pero después te deja solarium... Encima, si la vas a buscar, te suelta los perros esquizofrénicos esos... ¡¡¡qué horror!!!
  14. Avatar de marjades
    No estoy tan segura que podamos mantener a raya fácilmente a nuestro enano facho, como vos le decís. Creo que es casi una militancia y de por vida, si te dormís, se te escapa y hace de las suyas. el muy ladino
    Yo si Susan.
    Si tenés incorporado ciertos valores,no creo que sea tan difícil hacerlo.
    Porque esto hace que no puedas ignorar lo que estás haciendo y si realmente consideras repudiable esa actitud a la larga lo dominás,se te hace hábito como todo.

    Mencioné el respeto y ahora la honestidad,puedo poner palabras como conciencia,amor al prójimo,humildad y otras,que en su conjunto son valores con los que quiero contar.
    Nací en un hogar en donde esto ocupaba un lugar preponderante y asi me lo transmitieron,lo mamé y vi como, fundamentalmente mi padre,hacía honor a estas palabras con su actitud,por lo tanto,cuando veo a ese enano facho en mi o en otros lo reconozco y lo combato.
    Puede sonarte vanidoso de mi parte,no lo es.
    Es el camino que vengo siguiendo y por el que sigo trabajando,la injusticia me pesa y ejercerla es para mi muy costoso.
    Siempre tengo presente que para decir : yo soy x cosa,antes tenés que haber tenido la oportunidad de no serlo y haber optado por serlo.
    Actuar con conciencia de tus actos y responsablemente,te da la oportunidad de verte,no siempre logro ser lo que aspiro,pero me esfuerzo y he adquirido práctica en ciertas acciones.

    El abuso de poder se puede ejercer en cualquier lado, se combate y domina empezando por lo más insignificante.
  15. Avatar de SusanManaghal
    El abuso de poder se puede ejercer en cualquier lado, se combate y domina empezando por lo más insignificante.
    Por supuesto, por eso pasa tantas veces inadvertido.

    Quizás por mi tendecia a ejercitar la capacidad crítica, para adentro y para afuera, elijo no cantar victoria antes de tiempo. No me gusta relajarme cuando un tema me parece trascendente.
    Definitivamente, no soy partidaria del autobombo y creo a los fines de ser honesto uno sólo puede hacer lecturas retrospectivas, es decir, me animaría a afirmar algo mirando de acá hacia atrás y no de acá hacia adelante, el futurismo edulcorado y exitista no me va. Es riesgoso.

    Personalmente, me conmueve cómo Connie se cuestiona algunas cosas, me identifico con lo que ella expresa. Me pasa muchas veces de enojarme con cosas que hago y con cosas que no hago a la hora de poner un parate a situaciones abusivas. Creo que estar "en pie de guerra" con estas cuestiones, te permite rever lo que hacés y te da la oportunidad de reparar allí donde la pifiaste.

    De todos modos, creo entender el punto en que vos te parás. Es cierto que es importante la transmisión que uno ha recibido de la familia y, sobre todo, la propia elección que afirma lo recibido. A veces, uno ha de sopreponerse de lo que recibió y hacer elecciones diferentes. Pero yo no me refería a batallar con el enano desde cero, como si volviéramos a empezar cada vez. Digo que es mejor estar atentos aunque estemos parados en convicciones férreas.

    Y no te voy a tachar de vanidosa, para nada. Te he visto desenvolver en el foro de un modo consonante a lo expresado. Por eso mismo me alegra tu participación aquí.
  16. Avatar de marjades
    Quizás por mi tendecia a ejercitar la capacidad crítica, para adentro y para afuera, elijo no cantar victoria antes de tiempo. No me gusta relajarme cuando un tema me parece trascendente.
    No no,no estoy relajada frente a esto,solo siento cierto dominio,como que pude dar un paso hacia adelante respecto del enano interior.

    Definitivamente, no soy partidaria del autobombo y creo a los fines de ser honesto uno sólo puede hacer lecturas retrospectivas, es decir, me animaría a afirmar algo mirando de acá hacia atrás y no de acá hacia adelante, el futurismo edulcorado y exitista no me va. Es riesgoso.
    Yo tampoco,y me perdí años de estar tranquila o conforme por excederme con el autobombo y me ayudó mucho aceptar que, si mirando hacia atrás me aprobaba en general,no estaba siendo justa conmigo misma al no darme crédito a futuro.
    El futurismo edulcorado tampoco me va,no doy por seguro nada,pero vos justamente sabés que, lo que se incorpora profundamente es dificil de erradicar y por lo tanto es bueno reconocerse y estar tranquilo en cuanto a que tu conducta tenderá a ser la que querés que sea,porque tu sentir es basicamente bueno,sano,carente de malicia.Y los riesgos son menores.

    Personalmente, me conmueve cómo Connie se cuestiona algunas cosas, me identifico con lo que ella expresa. Me pasa muchas veces de enojarme con cosas que hago y con cosas que no hago a la hora de poner un parate a situaciones abusivas. Creo que estar "en pie de guerra" con estas cuestiones, te permite rever lo que hacés y te da la oportunidad de reparar allí donde la pifiaste.
    Creo que es bueno cuestionarse permanentemente,
    el punto está en no irse de mambo,cuestinarte en exceso te conduce a la culpa irremediablemente y ahi es donde te confundís,pues este sentimiento no es puro,tiene una carga negativa que no te permite ver con claridad.
    Este punto "la culpa" es relevante para mi,en relación al tema que estamos hablando no,pero si en relación a otros y justamente en ellos,mirando hacia atrás he visto que no actué como debía y por la tanto teniendo en claro que la culpa actuó superando a la autocrítica o al mero hecho de no dormirme en los laureles,la pifié.
    Entonces trato de aplicar lo aprendido de mis herrores (en esos temas donde se me dificulta más),trasladar lo positivo,el reconocimiento,a lo que no me causa tanto laburo o confusión,lo aprovecho como experiencia buscando incorporarlo cada vez más a mi ser y me permito sentirme bien dandome un poco de crédito,sabiendo que soy capaz de no temerle al riesgo ,que no camino por la corniza,sin dejar de pensar que aunque el camino parezca seguro un pozo siempre podés encontrar.
  17. Avatar de SusanManaghal
    Creo que es bueno cuestionarse permanentemente,
    el punto está en no irse de mambo,cuestinarte en exceso te conduce a la culpa irremediablemente y ahi es donde te confundís,pues este sentimiento no es puro,tiene una carga negativa que no te permite ver con claridad.
    Este punto "la culpa" es relevante para mi,en relación al tema que estamos hablando no,pero si en relación a otros y justamente en ellos,mirando hacia atrás he visto que no actué como debía y por la tanto teniendo en claro que la culpa actuó superando a la autocrítica o al mero hecho de no dormirme en los laureles,la pifié.
    Entonces trato de aplicar lo aprendido de mis herrores (en esos temas donde se me dificulta más),trasladar lo positivo,el reconocimiento,a lo que no me causa tanto laburo o confusión,lo aprovecho como experiencia buscando incorporarlo cada vez más a mi ser y me permito sentirme bien dandome un poco de crédito,sabiendo que soy capaz de no temerle al riesgo ,que no camino por la corniza,sin dejar de pensar que aunque el camino parezca seguro un pozo siempre podés encontrar.
    El tema de la autocrítica en exceso, estamos de acuerdo, sólo sirve para poner palos a la rueda. Ni muy muy ni tan ni tan. En verdad, todo lo que comporte un plus, un exceso, termina desvirtuando las cosas.

    Replantearse de continuo no significa darse con un hacha, esto último tiene que ver con una instancia psíquica que suele complicarnos la vida con sus exigencias desmedidas que jamás se satisfacen. La culpa deriva de allí, justamente. Yo confieso que en muchas oportunidades me he ido de mambo con el tema de cuestionarme y es muy cierto que llega un momento en que no sabés dónde estás parada, perdés parámetros. Me perdí muchas cosas por ser hipercrítica conmigo, no es algo de lo que me enorgullezca, muy por el contrario. Finalmente, la hipercrítica puede constituirse en el pretexto para no animarse a hacer efectivamente muchas cosas. No estoy a favor de autoflagelarse como tampoco ser cruel con los demás. Así como desapruebo la falta de autocrítica y el autobombo futil, me manifiesto en contra del exceso de ella. Puedo dar fe de los estragos que nos causa.

    Hay que admitir que encontrarle el punto a la cosa, no es tarea sencilla. La pretensión de equilibrar los tantos, medir, es algo que hay que ir calibrando de continuo, hay que ocuparse, estarse atento. A veces, siendo víctima de mi propia hipercrítica he intentado zafar por la contraria, pasando a ser demasiado indulgente conmigo o con otros. Como decía, no es tarea sencilla estar buscándole el punto pero tampoco es imposible. Imposible es pretender un mundo ideal, libre de enanos fascitas, por ejemplo.

    Respecto de la culpa, es un tema interesante. Obviamente, tampoco soy partidaria de ella, abogo por la responsabilidad de cada quién. La culpa emerge en el contexto de este blog cuando uno cae en la red del enano fascista propio o ajeno, es decir, le cree y compra. Personalmente, no suele ocurrirme, mi dificultad mayor es lo que expresaba antes Connie. No ceder ante el abuso de poder cuando las circunstancias impiden oponerse abiertamente. Esto me trae aparejado una suerte de contienda interna porque no basta el rechazo en el plano del pensamiento, es necesario ponerle un coto hacia afuera. La pregunta es cómo hacerlo sin inmolarse o perjudicar a personas de nuestro entorno en dicho afán. Lo que más me preocupa es que al sostenerse en el tiempo, me acostumbre o naturalice aquello que no hay que dejar pasar. Por eso abrí este blog, básicamente, es una manera de tener presente y fresquito un tema con el que no hay que dormirse.
  18. Avatar de marjades
    No ceder ante el abuso de poder cuando las circunstancias impiden oponerse abiertamente. Esto me trae aparejado una suerte de contienda interna porque no basta el rechazo en el plano del pensamiento, es necesario ponerle un coto hacia afuera. La pregunta es cómo hacerlo sin inmolarse o perjudicar a personas de nuestro entorno en dicho afán.
    Quizás optar por el mal menor sea lo indicado.
    Es decir cuando las circunstancias no permiten actuar con la libertad deseada creo que lo mejor es analizar la situación y manejarse con lo que menos te perjudique,ya sea directa o indirectamente.
    No siempre se cuenta con la posibilidad de actuar como queremos,hay veces que de todas las opciones no encontras una que te cierre.


    Lo que más me preocupa es que al sostenerse en el tiempo, me acostumbre o naturalice aquello que no hay que dejar pasar. Por eso abrí este blog, básicamente, es una manera de tener presente y fresquito un tema con el que no hay que dormirse.
    Cuando algo de estas características se repite en el tiempo y no cambia,el riesgo de acostumbrarse y tomarlo finalmente como algo natural existe.Esto sucede con infinidad de cosas que están mal,lo vemos a diario y convivimos con ello en forma natural.
    Cuando las percibo,cuando me doy cuenta,las hablo con mi marido (Pepe conciencia "despierto" ) me viene bien,me clarifica.

    Aca en el foro me ha pasado que de tanto leer un tema y las distintas opiniones,descubro algunos detalles que se me escapan y me ha servido para no dormirme.
    Es piola darte cuenta.Si abrimos bien los ojos siempre nos vamos a encontrar con alguno que no se duerme,ahi mismito te le ponés al lado hasta estar bien despierta.

Iniciar sesión

Iniciar sesión