Mostrar feed RSS

Rosebud

¿Las ideas gobiernan el mundo?

Calificación: 2 votos, 5.00 promedio.
Es algo que se suele leer, escuchar. Es algo que subyace en muchos : "las ideas gobiernan el mundo!"
Y se supone que se convierten, luego, en acción.

Me parece que la realidad nos dice otra cosa: un ser deshistorizado es incapaz de una acción histórica eficaz, es decir, de una praxis (el el sentido estricto) transformadora. Por qué? Porque puede elaborar teoría (idealista) y negarla en su praxis.


Todos arrastramos mucho de esto derivado de cierto paradigma educativo que ha impregnado y se ha enquistado en distintos círculos de la educación fomal. En cierta forma y pecando de ingenua, yo me pregunto si no es el producto esperado: un ser neutralizado en sus potencialidades, acondicionado, un profesional digno, un destacado docente académico pero un pésimo habitante de la "polis". Y viceversa.

Me pregunto entonces, si no se debería dejar de tomar al bichito humano como una cosa pensante para traducir, en un segundo momento, las ideas en acción...no deberíamos partir, más bien, de que es una capacidad de acción, de praxis, de relación, generadora de conocimientos formulables pero no formulados?

El tema se complejiza cuando también nos ponemos a rastrear dónde se aprende a formularnos. Pienso en mi hija que llega a la escuela con una incipiente "sabiduría" resultado de tantas exploraciones de su mundo, pequeño y lo que quieran, pero tantos reconocimientos táctiles, actos de habla, tantos objetos rotos para "descubrir". Me consta.

Qué hace la escuela con todos esos conocimientos? Dónde se aprende a pensar lo conocido y no formulado?

Lo que Berman llamaba "conocimientos tácitos" o sea esos que son viscerales, obtenidos por un proceso gradual de comprensión que arranca en lo más básico, pero que no es reconocido como conocimiento. Y que a posteriori la reflexión los recupera y los formula o no.


Sé que hay una generación de docentes, maestras, mamás, papás, tíos y etc. que estamos tratando de encausar y generar espacios que faciliten dicha formulación, pero convengamos que nos enfrentamos, no sin salir heridos, desmotivados o desgastados a cierta lógica perversa de ejercer la educación como mera transmisora de conocimientos acumulados (cuya riqueza e importancia no discuto, y no se trata aquí de elegir entre una u otra cosa, sino más bien de integrar, apuntar a algo más holístico).

Es que recuerdo alguna angustia asociada a la incapacidad de reconocer la riqueza de lo vivido y la imposibilidad de elaborarlo, enriquecerlo, formularlo criticamente, analizarlo y volver a actuar en el mundo: acción-reflexión-acción, reflexión-acción-reflexión. Ambas conviven...pero cuando se anula una pata y se sobredimensiona la otra es deshumanizante. Pesa y anula. Empobrece.

Es más: no convendría pensar en la significación política, de la convicción generada a través de los años de la segunda socialización, de que sólo se aprende en la dependencia?

Se ha pensado lo que significa que la jerarquía-dominación se nos haga connatural, parte del orden natural?

Y me inclino a que no es casual sino causal, incluso lo que más pavura me da es que cuando una avanza en el sistema educativo digamos que la cosa va trasnformándose (por suerte!) y donde realmente hay ambitos de formulación de lo tácito, articulación teórica-práctica es en la universidad (al menos en mi experiencia) y claro: es aún más injusto porque sabemos el porcentaje que llega y que puede acceder a al educación terciaria.

Entonces el gran problemón, para mi, lo urgente ya, está en la escuela y el liceo (primaria y secundaria para quienes puedan leerme y sean de otros países, es que en Uruguay los llamamos así). Sin negar la necesidad de los momentos informativos en el aprendizaje, en primaria y secundaria, en general más que el contexto en que una "cosa pensante" recibe ideas descontextualizadas, sería deseable que fueran ambitos de formulación crítica de los conocimientos tácitos que cada niño y cada niña trae consigo.

Una tentativa permanente de posibilitarles develar el sentido de su praxis, el reencuentro con ellos mismos como fuente creadora de conocimientos.

En algún punto las lecturas más fecundas son aquellas que más allá del pensamiento de un autor, su estética, su cosmovisión, más bien por la mediación de todo ello, nos revelan lo que somos y nos ayudan a formular lo que sabemos generado a través de nuestro mundo relacional.

Hace un rato leí a Orwell refiriéndole algo de Gramsci a Dami, en su última entrada de blog, y qué mejor que cerrar la cosa o abrirla (que es lo mismo en este juego de serpiente que se muerde la cola, ponele) justamente con este autor: "sólo se conoce lo que se transforma en la praxis. El verdadero conocimiento es el conocimiento de la praxis. Y este conocimiento que surge de la praxis, sí que vuelve a ella, en un proceso fecundo".

Actualizado 04/10/2008 a las 17:54 por lua

Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Fernny
    ¡Qué temún Lua!
    Yo estoy de acuerdo contigo. Acumular conocimiento, sin hacerlo significativo, es decir, acción, de poco puede servir.
    El tema es que, para los docentes, es mucho más fácil.
    El llegar a clase, recitar, y después pedir a los propios niños que reciten sin entender, es una forma sencilla y cómoda de tomar la enseñanza.


    Entonces el gran problemón, para mi, lo urgente ya, está en la escuela y el liceo (primaria y secundaria para quienes puedan leerme y sean de otros países, es que en Uruguay los llamamos así). Sin negar la necesidad de los momentos informativos en el aprendizaje, en primaria y secundaria, en general más que el contexto en que una "cosa pensante" recibe ideas descontextualizadas, sería deseable que fueran ambitos de formulación crítica de los conocimientos tácitos que cada niño y cada niña trae consigo.

    Una tentativa permanente de posibilitarles develar el sentido de su praxis, el reencuentro con ellos mismos como fuente creadora de conocimientos.
    El tomar la educación de la manera que vos planteas, deja libradas al hazar muchas cosas dentro de la clase, implica que el maestro sea partícipe, que se interese, que se involucre con los niños, deba estudiar y un sinfin más de cosas que no todos están dispuestos a hacer (es más, mi experiencia dice que muy pocos).

    Yo no sé si lo hago, pero pongo todo de mi para lograrlo.
    De hecho, he tenido críticas a nivel dirección por dar pocos temas, "no avanzar" en el programa, pero para mi siempre es prioritario el enseñar a pensar. Si un niño / persona sabe pensar, puede aprender todo lo que quiera. Si sólo se lo incita a repetir, poco podrá hacer en un futuro.


    Y me inclino a que no es casual sino causal, incluso lo que más pavura me da es que cuando una avanza en el sistema educativo digamos que la cosa va trasnformándose (por suerte!) y donde realmente hay ambitos de formulación de lo tácito, articulación teórica-práctica es en la universidad (al menos en mi experiencia) y claro: es aún más injusto porque sabemos el porcentaje que llega y que puede acceder a al educación terciaria.

    Entonces el gran problemón, para mi, lo urgente ya, está en la escuela y el liceo (primaria y secundaria para quienes puedan leerme y sean de otros países, es que en Uruguay los llamamos así)

    Te invito a que veas el nuevo Programa para Educación Primaria. Aún no le terminé de leer todo, con fundamentaciones incluídas, pero hasta ahora no me parece que vaya por este camino. Tal vez me estoy apurando con mi comentario. Cuando lo termine podré hacerlo con más propiedad.
  2. Avatar de lua
    Hola, Fer!

    Cómo andás? Un gusto leerte. No he tenido la chance de leer el nuevo Programa de EP, contame un poco qué te ha parecido hasta el momento.

    Es más de lo mismo pero incorporando lo del Plan Ceibal o hay también un click en lo que vos planteaste como "acumular conocimiento, sin hacerlo significativo, es decir, acción"?

    Te mando beso y feliz fin de semana del patrimonio!

    (mañana vamos al palacio legislativo con Camila, luego al museo del carnaval y a almorzar por la ciudad vieja, a la noche creo que Blanes o Planetario...veremos!)
  3. Avatar de Fernny
    Lua, el nuevo Programa ha traído discusiones varias.
    Podés encontrar un borrador en
    Comisión de Programa Escolar
    se supone que ahora se está reviendo en base a los documentos que se enviaron de las escuelas luego de que se discutió y analizó.
    No es solo la incorporación del Plan Ceibal, de hecho, ni lo nombra.
    Básicamente lo que se hizo fue anticipar los temas un año, para poder incorporar temas nuevos. Aunque también se han introducido temas nuevos en todos los años (incluso circo, waterpolo y nado sincronizado ).
    Lo primero malo que yo encuentro es justamente eso, es MUY largo, en todos los años.
    El que sea significativo o no, dependerá del docente supongo en base a como lo enfrente.
    El problema es que hacerlo significativo toma más tiempo. Implica dar la oportunidad de pensar, compartir lo que piensa cada uno, etc, etc, y siendo todo tan largo, va a llevar a que muchos docentes en busca de dar todo el programa, se limiten a reproducir.

    Por otro lado, y esto es lo que más miedo me da, en lugar de acercar los extremos sociales, va a reproducirlos o lo que es peor, alejarlos más uno de otro.

    (En Garra Charrúa conté lo que hice hoy, que fue mucho. Mañana voy para el Prado, eso creo. Los recorridos de Arquitectura son muy recomendables )
  4. Avatar de SusanManaghal
    No sé si logro captar cabalmente la tela de tu escrito pero que da para cortar y cortar (en el buen sentido, claro está), es seguro.

    Si la pregunta se arrima al mundillo político y a los que nos gobiernan... mmmm... En primer lugar, he de reconocerme como una suerte de ignorante en la materia, una ciudadana que deja mucho que desear, sin dudas. Las ideas de los gobernantes (en el caso de tenerlas) podrán ser mejores o peores pero no las veo traducidas en acciones, antes bien, hacen lo contrario de lo que pregonan y borran impunemente con el codo lo que discursean con la boca. . Sin embargo, hay intereses de corte económico que sustentan un poder mayor y donde las ideas parecen estar muy en sintonía con las acciones, es comprobada su eficacia. Allí las ideas no se difunden ni se publican como bellos discursos, para qué, no les es necesario.

    Respecto de las instancias de educación formal, felicito la postura de Fer. Estoy de acuerdo con que un niño que es formado en el hábito de pensar, saldrá con más herramientas al mundo que uno que sólo recibió pasivamente datos y un pilón de conocimientos. Y no es que éstos sean de escaso valor, me quejo de mí misma por saber poco, cuantos más conocimientos tenga, mejor podré pensar, sin dudas. Pero primero es lo primero y lo segundo es a condición de.

    Por lo demás, pensar no tiene por qué ser una actividad que se mueva en un plano disociado de la acción, en dicho caso, acuerdo que se torna es una especulación estéril, de poco vuelo, de corta vida. Y es que el pensamiento o ha de ir de la mano de la acción y que haya un ida y vuelta constante o es puro palabrerío vacuo, letra muerta.

    De todos modos, somos muchos los que nos hemos formado "a los ponchazos". Por mi parte, he ido a la secundaria durante la época de la dictadura y he iniciado 2 carreras terciarias en esa oscura etapa, también. Como es fácil imaginar, prepararnos para pensar era lo menos que se deseaba en un gobierno dictatorial. Ni pensar, ni crear, ni disfrutar, tales eran los objetivos primeros. Todos los conocimientos que se nos transmitían estaban pre-lavados y neutralizados, carentes de vida. La facultad la comencé más tarde, tampoco era la gran maravilla pero pude aprender bastante. Eso sí, sólo abstracciones, un saber disociado de la praxis, es decir, salí de la facu con mucho discurso pero con una mano atrás y otra adelante respecto de lo que sería mi práctica. Y me llevó años aprender a armar nexos, bueno, todavía lo estoy intentando, creo que es algo que no se termina. En algún momento, decidí supender la lectura de teoría porque más que ayuda actuaba para bloquear la escucha y la elaboración de los casos. Luego de todo un trecho, ahora sí me siento ávida de ponerme a leer, de reencontrarme con aquellos textos para insuflarles la vida de la que antes estaban desposeídos para mí.

    Buen tema, Lua, demasiado extenso se me presenta. No estoy muy segura de haberle acertado al nudo pero vale la inteción al menos, no?
  5. Avatar de lua
    Adhiero a que son procesos permanentes, Su. Con esas marchas y contramarchas de énfasis en la práctica al egresar, luego releer, hacer un postgrado, maestria o no, etc etc etc
    Nos estamos haciendo, somos mucho más proyecto que cosa acabada.

    Eso por un lado. Por otro y el tema es muy amplio y digamos que fui encadenándolo, es una hipótesis o quizás un supuesto de diagnóstico, dado que tiendo a pensa,r por cómo veo que se presentan ciertas cosas de los sistemas educativos, lo que Fer detalla, esa cosa de no retomar el conocimiento tácito, no reflexionar partiendo desde el niño y sus experiencias y sus saberes, que los trae, esa cosa de receptáculo donde yo-docente le marco una rutina que debe repetir y etc. (cosa que vuelvo aclarar no trato de plantear: quememos los libros, que no aprendan geografía o leyes de física, etc), todo esto a mi me parece que colabora en preparar ciudadanos, que no digo quedamos determinados para la nula capacidad de reflexión crítica, pero sí ciudadanos un tanto condicionados en cuanto disociamos teoría/práctica. Y eso resta mucho en posibilidades de análisis, autonomía y participación ciudadana.

    La práctica a la luz de la teoría, porque sino está el riesgo del activismo a ciegas, pero la teoría proyectada en la realidad, disociada de la práctica es también una forma de alienación, es un verbalismo a ciegas, otra forma de la enajenación.
  6. Avatar de Fernny
    Respecto de las instancias de educación formal, felicito la postura de Fer. Estoy de acuerdo con que un niño que es formado en el hábito de pensar, saldrá con más herramientas al mundo que uno que sólo recibió pasivamente datos y un pilón de conocimientos. Y no es que éstos sean de escaso valor, me quejo de mí misma por saber poco, cuantos más conocimientos tenga, mejor podré pensar, sin dudas. Pero primero es lo primero y lo segundo es a condición de.
    Sin dada Susan que se necesitan las dos cosas. El tema es que, y al menos yo siento eso muchas veces, se le pide a la escuela más de lo que puede dar.
    Cada vez hay más conocimientos, por lo que, no podemos entrar en la carrera de querer embutir todo en la mente de un niño, en cuatro horas al día, durante 6 años (o 7 si contamos jardinera).
    Supongo que la idea deberá ser, de aquí en más, enseñar a pensar y crear el hábito y las ganas de. De manera que la persona por ella misma continúe con su formación.
    Tal como contás vos que te pasó con tu carrera, que a mi me pasó con la mia, y supongo que somos unos cuantos más.
  7. Avatar de SusanManaghal
    Aunque me de un poco de vergüencita decirlo, también tengo el título de Profesora de Enseñanza Primaria, es decir, "soy" maestra por portar ese título, digamos, pero no lo ejerzo que es lo que, en definitiva, cuenta. Por suerte, tuve el tino de no ponerme en maestra de mi hija, dado que hubiera sido de terror. Ella se las arregla muy bien solita, lo cual me produce mucha alegría.

    He trabajado un tiempo muy acotado como maestra de grado, hace ya muchos años. Reconozco que tengo buena pasta para los niños pequeños, tengo cierta facilidad para lo lúdico y me divierten los niños de esa edad. El año que trabajé como maestra de primer grado fue glorioso para mí, les dí muchísimo a esos chicos pero ellos me llenaron de mimos, de progreso y de un montón de experiencias y conocimientos, a pesar de lo pánfila que era yo por aquel entonces. Otra fue mi suerte con los chicos de grados superiores. Me pongo una mano en el corazón, fui un desastre. Pero, claro, había un agravante. Me desempeñaba como maestra en una zona muy carenciada, una esuela de chapa, para ser específicos, con chicosde más edad que la esperable en dichos grados. Allí, los problemas a resolver y los conocimientos, conductas y modos de acercarse al pensamiento a transmitir sobrepasaban en muy mucho a los contenidos curriculares que se debían impartir. Y es que es una nefasta idea esto de desconocer las diferenciar y bajar objetivos curriculares a todos por igual. En aquel entonces, no era ninguna adolescente pero estaba muy pero MUY verde. No estaba a la altura de las circunstancias, eso es seguro. Estos chicos no tenían chances de aprender ni jota, excepto que se les transmitieran saberes donde hubiera un claro nexo entre la idea y la acción. A su vez, estos debían acotarse por un lado y ampliarse por el otro, es decir, adaptarse a sus circunstancias reales y concretas. No es que se me escapara esta apreciación por aquellos años, es que yo no tenía con qué. Estos niños necesitaban una maestra que supiera muchas más cosas que las que yo sabía, lo que menos necesitaban eran los conocimientos que me habían hecho estudiar en el profesorado, desde ya.

    Respeto muchísimo a los docentes que llevan adelante su tarea con honestidad, con ganas, con apuestas. Por un lado, hubiera sido un orgullo para mí aprender de mis viejos errores y empezar un caminito más productivo. Creo que fui honesta por aquel entonces cuando me dije: es algo maravilloso pero no es para mí. Creo que podría haberlo llegado a hacer bastante bien, armonizando teoría y práctica, de a poco, luchándola, pero no era la elección que más me contentaba. Así que dejé y estoy conforme con mi decisión de entonces. He aprendido mucho de esos pocos años de ejercicio de la docencia, sobre todo de mis errores. Como en mi posterior carrera, constanté fehacientemente esto que decís, Lua. La práctica sin teoria anda a tientas, uno se mueve improvisadamente y por mera intuición, lo cual redunda en torpezas y riesgos. La otra pata, la de las ideas y de la reflexión son muy necesarias para llevar adelante una praxis pero qué difícil es empezar a ejercer una disciplina con un montón de conocimientos pinchados en el aire, no? Por eso nunca hemos de poder cantar "cartón lleno", siempre estamos empezando con algo nuevo, esto da trabajo pero también nos revitaliza. Y es que sin contar con las dos patas se hace muy difícil caminar...

Iniciar sesión

Iniciar sesión