Mostrar feed RSS

Rosebud

En torno a la maldad

Calificación: 4 votos, 5.00 promedio.
"Soy malo. Soy alcohólico. Soy homosexual. Soy un genio".




Pienso en la maldad y pienso en Capote, no puedo evitarlo.
Pienso y repienso cómo me fascina, cómo lo devoro, cómo lo admiro y hasta le celebro la maldad. Y la verdad me he llegado a decir: "pará querida, no será MUY mucho? O sea todo bien, pero tampoco la mezquindad!".
Sin embargo me puede. Me gustan ESOS malos.


Cuando se enfrentó al caso que inspiró "A sangre fría" sintió que "no podía respirar" (sic) porque se dió cuenta que sería el más importante de la década, que podría inaugurar un género (la "novela real") y etc.

Durante 6 años Capote conversó con vecinos, policías que investigaban el caso, los asesinos y familiares de los asesinos. Más acá o más allá, el gordito manipulador que era Truman Capote (entre otras muchísimas variables y dimensiones) llegaba a lo celebridad gritando: "traigo comida, noticias, literatura".

Sacudía un diario, bocadillos caros y una novela suya con autógrafo y dedicatoria para la carcelera (cholula)que le daba acceso IRRESTRICTO, como si el escritor fuese a tomar el té con ella, no a sonsacar al preso.

Durante 6 años Capote visitó a Perry, el autor material de los escopetazos. Sondeó y escarbó cuanto quiso en su doloroso pasado, le llevó libros y revistas, le consiguió abogado y le dió de comer en la boca cuando hizo huelga de hambre.

También lo traicionó.

Perry estaba condenado a muerte y esto formaba parte del inminente triunfo literario de Capote. Parte del éxito de Capote era que Perry fuera ahorcado.

Capote lloró al despedirse, si. Se paró frente a la horca (como Perry pidió) y vio cómo lo estrangulaban. Luego no volvió a ser el mismo.

Sus editores se decepcionaron. Sus amigos lo abandonaron, cosa que no sorprende, dada la envidia despectiva que exhibió cuando su fiel asistente triunfó ella misma con "Matar a un ruiseñor".

Aún quienes lo querían relatan anécdotas que lo muestran mezquino, cínico, feroz. Murió muy solo.
Y acá viene el quid de la maldad: quizá si hubiera sido mejor persona no hubiera sido tan brillante.

"Vivimos en la oscuridad. Hacemos lo que podemos. El resto es la demencia del arte. Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; el látigo es únicamente para autoflagelarse". (Truman Capote)

Actualizado 10/10/2008 a las 13:53 por lua

Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Damialino
    Lua, nunca he leído a Capote. Y aduras penas he terminado la película que se refiere a su vida, tal vez, porque no podía conectarlo con su creación e inventiva literaria.

    Aún así, me gustó el mensaje de la entrada. Creo que si uno mantiene su ser, y lo hace extrínseco, su verdadera esencia se desata y logra cosas que de otra manera, no se hubieran podido llevar a cabo. En el lenguaje cotidiano, sería "ser uno mismo".

    Te debo una lectura de alguno de sus libros. Ya lo haré.
  2. Avatar de SusanManaghal
    A ustedes dos los quería agarrar así, juntitos. Los maldigo a ambos ...

    ... pero los quiero

    Es decir, también los bendigo (aprovechando que el Reverendo no me ve. Es mentira que es omnisciente el chabón, parece lo canjeó por las lolas).

    Bueno, perdón que desvirtúe pero en algún lugar me tenía que eSSSSpresar ió. No se olviden que en mi firma como Susanita declaraba "a favor del libre pensamiento", al mismo tiempo que defendía a capa y espada a Marianela Impresentable lo mío, lo sé

    La cosa es que me hacen sentir mal conmigo mismo porque hace mucho que no leo y creo que ví sólo una peli de Truffaut. El Quijote lo empecé a leer a la edad de Damialino y no lo terminé. Leí A sangre fría hace tanto que recuerdo poco

    ¡¡¡LOS ODIOOOOOOOOOOO!!!!

    Pero, verdad de perogrullo mediante, del odio al amor hay un solo paso y me han insuflado aliento para retomar la lectura, a ver si puedo embocar una... ja!

    Es que mi segunda entrada de blog vino motivada por esto también, esto de volver a empezar y me encanta. Se los debo.

    En cuanto a la crueldad: la descarnada es intolerable, en un sentido fuerte. Lacera, es del orden de lo no que no se puede terminar de digerir nunca. En el mejor de los casos, se bordea para no quedar chupado ahí. Es el horror, lo que knockea y extermina. Muy diferente es la crueldad ficcionada a través de un autor que deleita, aunque esté basada en un hecho real.

    Respecto de la persona de Truman Capote, cuestionable en sus manipulaciones. Un tipo débil, defectuoso, ruin. Quizás un poco más que el resto de los mortales, no sé. Como artista, lo recuerdo maravilloso. Creo que devaluar su obra por sus tropiezos personales es injusto.

    Tu deleite por la maldad que trasunta un texto bien escrito me resulta entendible y cercana. Así como la sensación de extrañeza a la que nos convoca esto de disfrutar de aquello que, fuera de la ficción, nos repele y subleva.

Iniciar sesión

Iniciar sesión