Mostrar feed RSS

Realidades

Casos y Cosas

Calificación: 3 votos, 3.67 promedio.
Leyendo uno de los libros de uno de los mas famosos "motivational speaker", Mr. Anthony Robbins, encontré párrafos verdaderamente ciertos e interesantes. Los traje.

Uno de ellos hablaba por ejemplo de la necesidad de “Elevar Nuestros criterios” y aplicar esto en la vida diaria. Elevar nuestros criterios implica directamente cambiar lo que uno se autoexige, definir todas aquellas cosas que es lo que uno no esta dispuesto a aceptar mas en su vida como asi también las que merecen la pena seguir siendo toleradas y por sobre todo como punto mas importante rescatar realistamente todo aquello en lo que uno pretende convertirse dentro de sus posibilidades. Se aconseja poner todo esto por escrito y tratar de recordarlo.

Vale decir que jamás habremos de conformarnos con MENOS de lo que pudiéramos ser.

Según dice este gurú de la vida, es muy importante arrancar este proceso con la férrea creencia que uno ES CAPAZ. Ahora bien yo se que desarrollar esta certidumbre no suele ser fácil. Si no nos saboteamos nosotros mismos nunca falta algún cercano que se encargue…. Para esto tambien es decididamente IMPORTANTE tomar EL CONTROL sobre nuestro sistema de creencias. Nadie puede impedirnos CREER y sabernos de valía y mucho menos osar a cuestionar nuestro "probadamente eficaz sistema de creencias" cuando se encuentran muy fuera de nuestras particulares vivencias. ESTO NO SE NEGOCIA ni aun con el familiar mas preciado. Dice Tony textualmente “¿Cuánto cree usted que habría conseguido Gandhi si no hubiera creído con cada fibra de su ser en el poder de la oposición no violenta? Fue la congruencia de sus propias creencias lo que le permitió acceder a sus recursos internos y afrontar los desafíos que habrían derrotado a cualquier hombre menos comprometido que él. Dar poder y capacidad a las propias creencias -con ese sentido de la certidumbre- es la fuerza que subyace detrás de cada gran éxito que se ha producido en la historia”.

Una estrategia valida (Tony dice la mejor – yo discrepo) consiste en “encontrar un modelo, alguien que ya haya alcanzado los resultados que desea usted conseguir, para luego utilizados conocimientos de esas personas. Aprenda de lo que están haciendo, cuáles son sus creencias más profundas, y cómo piensan. Eso no sólo le permitirá ser más efectivo, sino que también le ahorrará una gran cantidad de tiempo, porque no se verá obligado a reinventar la rueda. Podrá sintonizar con ello, reconfigurarlo y, quizás, hasta mejorarlo”.
Para mi la mejor estrategia es entrenar nuestra brújula personal. Todos tenemos un mapa, un recorrido. Creo que cuando vamos orientados en lo correcto, aquellos actos que realizamos y que a futuro resultaran en saldo bondadoso logran sentirse como: “por acá debe ser” o “esto tengo que hacer”. Cuando es al contrario, cuando estamos yendo en contra de nuestra naturaleza o equivocamos la ruta por lo general el organismo/mente se las cobra de una u otra forma. Así como del mal uso de cualquier maquinaria deriva su rotura a la larga o a la corta los signos de las equivocaciones del rumbo también son perceptibles. Esto es lo que yo opino por supuesto cada uno lo vive a su manera. Puedo incorporar al detalle de la experiencia además una gran sensación de paz interior que solo es rota o vulnerada por las contingencias cotidianas con las que diariamente tenemos que cruzarnos en nuestro transito por la vida pero que una vez sorteadas no impiden el sereno descanso, la cuerda reflexión, ni el corazón vacio de animosidades sin sentido.

Sigue diciendo el coach de la vida: “Mire, en la vida hay mucha gente que sabe lo que quiere hacer, pero pocas personas son las que hacen realmente lo que saben. ¡Saberlo no es suficiente! Debe emprender la acción”. Resulta extraño observar cómo utilizamos la inteligencia de que disponemos para meternos en estados emocionales sin recursos, olvidándonos de la multitud de talentos innatos que ya poseemos. Muchos de nosotros, demasiados, nos abandonamos a merced de los acontecimientos, sobre los que no ejercemos ningún control, fallando a la hora de hacernos cargo de nuestras propias emociones, sobre las que sí tenemos control, y apoyándonos en fijaciones a corto plazo. ¿De qué otra forma podemos explicar el hecho de que, siendo los estadounidenses el cinco por ciento de la población mundial, consumamos el cincuenta por ciento de la cocaína que se consume en todo el mundo? ¿O que nuestro presupuesto de defensa, cifrado en cientos de miles de millones de dólares, sea equiparable a lo que gastamos en el consumo de alcohol? ¿O que cada año se diagnostique como clínicamente deprimidos a quince millones de estadounidenses, y se gasten más de quinientos millones de dólares en adquirir el medicamento antidepresivo Prozac?”

El básicamente el aconseja distinguir muy bien entre las emociones “capacitantes” y “incapacitantes”, “de modo que sus emociones no sean un obstáculo, sino una poderosa herramienta que le ayude a alcanzar su potencial más elevado”. “El hombre no es la criatura de las circunstancias, sino que las circunstancias son las criaturas de los hombres”. BENJAMIN DISRAELI.

Siempre hay que tener presente que desde la plataforma del hoy dependen nuestros mañanas. (Sho)

“Si lo decidimos así, tanto usted como yo podemos convertir nuestras vidas en uno de esos ejemplos inspiradores. ¿Cómo? Simplemente, tomando hoy mismo las decisiones acerca de cómo queremos vivir HOY y más allá. Si no toma las decisiones acerca de cómo quiere vivir, entonces ya ha tomado de algún modo una decisión, ¿ no le parece? Ha tomado la decisión de dejarse dirigir por las circunstancias, en lugar de configurar su propio destino. Toda mi vida cambió en un solo día, el día en que decidí no simplemente lo que me gustaría tener en la vida o aquello en lo que deseaba convertirme”, “sino en quién me comprometía a ser y qué me comprometía a tener en mi vida”. Se trata de una distinción muy sencilla, pero crítica.

Espero que les haya servido la lectura.
Categorías
To be or not to be

Comentarios

Trackbacks

Total de trackbacks 0
URL del trackback:

Iniciar sesión

Iniciar sesión