Ingredientes para preparar unas 40 croquetas


  • 75 gr de harina
  • 75 gr de manteca
  • 50 gr de queso roquefort,
  • 750 ml de leche entera
  • sal
  • huevos
  • pan rallado




Comenzamos calentando la leche y echamos en ella el queso roquefort troceado. Dejamos que hierva y disolvemos el queso hasta que no quede nada. Probablemente quedarán en la superficie de la leche algunas manchas verdes y trozos que luego colaremos. Lo reservamos y dejamos que enfríe.
En la sartén, derretimos la mantequilla y añadimos la harina. Con una cuchara de palo vamos mezclando bien haciendo una pasta o roux que coceremos unos minutos a fuego lento hasta que tome un color algo más tostado. Sobre este roux añadimos toda la leche que ya estará fría, pasándola por un colador para dejar libre de impurezas. Trabajamos la salsa hasta que alcance el espesor que prefiramos.




Probamos y rectificamos de sal si hiciera falta. Dejamos la masa de croquetas en una fuente para que se enfríe y la cubrimos con un film de plástico de cocina al contacto, para que no haga piel. Si hemos hecho muy líquida la bechamel, metemos la pasta 30 minutos en el congelador, una vez se haya enfriado.
Formamos las croquetas y las pasamos por huevo y pan rallado. En esta ocasión las he hecho redondas para hacer muchas croquetas pequeñitas, pero cada uno que las forme como quiera. Si queréis, como son unas croquetas más líquidas en su interior, podéis hacer doble capa de empanado o pasarlas sucesivamente por harina, huevo y pan rallado. Estarán deliciosas tras freírlas en aceite abundante y escurrirlas en papel absorbente.


fuente
http://www.directoalpaladar.com/recetas-de-aperitivos/receta-de-croquetas-de-queso-roquefort