En una pequeña ciudad del interior, una mujer entra en una farmacia y habla con el farmacéutico:

- Por favor, quiero comprar arsénico.

- Pero... no puedo vender eso así! Cuál es la finalidad?

- Matar a mi marido!!

- Peor, para ese fin.... no puedo vender!!!

La mujer abre la bolsa y le muestra una fotografía del marido, haciendo el amor con la mujer del farmacéutico.

- Ah bueno!... CON LA RECETA ES OTRA COSA!