Hilary Duff pasó dos horas la semana pasada en una pequeña escuela de Toronto, siguiendo con su campaña "Blessings in a Backpack".