Les dejo un poema no muy conocido de Carlos Marx. Es interesante como una persona que se proclama científico puede poner su pluma al servicio del arte. Un verdadero ejemplo de cómo razón y sentimientos van de la mano.

Ahora el poema (la encontré sin título):


No puedo hacer con parsimonia
lo que sacude el alma y la estremece
ni sumirme en la inmovilidad,
y sin cesar me lanzo hacia adelante.


Quiero hacerlo todo mío,
hasta el más alto favor de los dioses,
y con pie audaz penetrar en el mundo
del saber, del canto y del arte.


Todo quiero comprenderlo, siempre en vigilia,
en movimiento siempre,
jamás callar, nunca estar ocioso,
ni dormido en acciones y voluntades.


Ni dedicarme a vagas cavilaciones,
cargando con el yugo despreciable.


Nos quedan todavía por delante
las ansias, las fatigas y la acción.


Carlos Marx