Una hamaca para bebé es una silla acolchada que normalmente se inclina y balancea. Es ideal para los primeros meses de vida del bebé cuando aún no gatea ni anda ya que permite tenerlo cerca de forma segura mientras realizas otras tareas. Además, dispone de un sistema de sujeción mediante un arnés o un cinturón para que el bebé no pueda caerse o escurrirse.
La hamaca, a diferencia de la cuna, permite al bebé ver lo que ocurre a su alrededor, sintiéndose así más integrado en la actividad de la familia.