Nuevamente un violador fue beneficiado con salidas transitorias y nuevamente volvió a violar y a asesinar a una mujer, Tatiana.
Seguramente el juez responsable tendrá los argumentos que le otorga el código para haberlo hecho, la "buena conducta" dentro de la prisión. Entonces, ante la presencia de esta clase de jueces que todavía no entienden que el violador no se rehabilita ¿para cuándo una reforma del código?¿Cuántas mujeres deberán morirse o sobrevivir con el peor de los traumas?
Si es tan difícil probarlo, por qué una vez que uno de estos enfermos es condenado, regresa a la calle solamente para sumar a otra inocente a su perversión.

Escuché referido a ésto a un siquiátra forense, el Dr Maldonado, decir de qué forma había cambiado el perfil de un violador dentro de la cárcel: antes era " la novia" de los reclusos, la escala más baja de un presidio, la última escoria, el sirviente de todos..actualmente esta leyenda cambió y el violador es el más respetado de la comunidad, mutó su perfil quizás porque como los sicópatas son altamente inteligentes y manipuladores aprendieron cómo pasarla bien y manejar al resto, tanto presos como funcionarios. Y que ya la ciencia considera que su tendencia es crónica y en condiciones similares desarrollan sus instintos: tener una relación sexual a partir del terror de una víctima , lastimar, gozar con el sufrimiento del otro y matar, para terminar el goce. En el caso de Tatiana, gracias a un juez que no quiso escuchar..que aplicó como si fuera una ecuación matemática la letra de una ciencia humana.