Asi se los llama a una serie de investigadores que sostienen que hay evidencias de contacto con civilizaciones extraterrestres en los orígenes de la historia humana, lo cual sostienen en base a interpretaciones de hallazgos arqueológicos y antiguas escrituras incluida la Biblia. La teoria de los antiguos astronautas se popularizó desde la serie de el Canal History Channel "Alienigenas Ancestrales" donde Giorgio A. Tsoukalos los refiere a los largo de sus exposiciones.

Erich von Däniken




Erich von Däniken fue un proponente principal de esta teoría a finales de la década de los 60 y a principio de los 70, y ganó una gran audiencia por medio de la publicación en 1968 de su libro de mayor venta ¿Carrozas de los Dioses? y sus secuelas.


Según von Däniken, ciertos artefactos y construcciones monumentales requerían una habilidad tecnológica sofisticada mayor que la que había disponible en las culturas antiguas que las construyeron. Von Däniken mantiene que estos artefactos fueron construidos directamente por visitantes extraterrestres o por humanos que aprendieron el conocimiento necesario de dichos visitantes. Estos incluyen Stonehenge, Puma Punku, los Moai de la Isla de Pascua, la Gran Pirámide de Giza, y las baterías eléctricas de la antigua Bagdad.

Zecharia Sitchin



La serie de Zecharia Sitchin Las Crónicas de la Tierra, comenzando con El 12mo Planeta, gira entorno a la interpretación de Sitchin de los escritos antiguos sumerios y del Medio Oriente, lugares megalíticos, y artefactos de alrededor del mundo. Él teoriza que los dioses de la antigua Mesopotamia eran en realidad astronautas del planeta "Nibiru", el cual, según Sitchin, los sumerios creían que era un remoto "12mo planeta" (contando el Sol, la Luna, y Plutón como planetas) asociado con el dios Marduk. De acuerdo a Sitchin, Nibiru continúa orbitando nuestro sol en una órbita elongada de 3,600 años. Sitchin también sugiere que el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter son los pedazos restantes del antiguo planeta "Tiamat", que según él fue destruido en una de las órbitas de Nibiru a través del sistema solar. La astronomía moderna no ha encontrado evidencias para apoyar las afirmaciones de Sitchin

Robert Temple



En su libro El Misterio de Sirio, publicado en el 1976, Robert K. G. Temple argumenta que los dogones del noroeste de Malí preservaron una historia de visita extraterrestre que tuvo lugar alrededor de hace 5,000 años. Entre la evidencia que él cita se encuentra el supuesto conocimiento astronómico avanzado heredado por la tribu, descripciones, y sistemas de creencias comparativos con civilizaciones antiguas tales como el antiguo Egipto y Sumeria. Su trabajo se basa en gran parte en los estudios de los antropólogos culturales Marcel Griaule y Germaine Dieterlen

David Hatcher Childress



Escritor americano, David Hatcher Childress es un investigador revisionista de temas tan sugerentes como los Antiguos Olmecas, Cristobal Colón y los Templarios, Nicola Tesla o el Triángulo de las Bermudas.
Childress ha publicado numerosos libros en los que explica sus teorías alternativas a la historia tradicional y ha colaborado con medios como la NBC, Fox o el Canal Historia.


Shklovski y Sagan




En su libro Vida Inteligente en el Universo (1966), los astrofísicos I.S. Shklovski y Carl Sagan dedicaron un capítulo a argumentos que científicos e historiadores deberían considerar seriamente la posibilidad de que contacto extraterrestre haya ocurrido durante la historia registrada. Sin embargo, Shklovski y Sagan enfatizaron que estas ideas era especulativas y que no habían sido probadas.


Shklovski y Sagan argumentaron que viaje inter-estelar por vida extraterrestre a velocidades menores que la de la luz era una certeza cuando se tomaba en consideración la tecnología que existía o que era factible a finales de la década de los 60 que repetidas visitas extraterrestres a la Tierra eran plausible y que narrativas pre-científicas pueden ofrecer una forma potencialmente fidedigna de describir contacto con extranjeros.24 Además, Shklovski y Sagan citaron cuentos de Uanna, un ser tipo pez al que se le atribuye la enseñanza de agricultura, matemáticas, y las artes a los sumerios primitivos, como merecedor de una examinación más minuciosa como una posible instancia de contacto primitivo debido a su consistencia y detalle.


En su libro El Cerebro de Broca (1979), Sagan sugerió que él y Shklovski pudieron haber inspirado la onda de libros de antiguos astronautas en la década de los 70, y expresó su desacuerdo con "von Däniken y otros escritores no críticos" quienes aparentemente expandieron estas ideas no como especulaciones cautelosas sino como "evidencia válida de contacto extraterrestre." Sagan argumentó que aunque muchas leyendas, artefactos, y supuestos artefactos fuera de lugar fueron citados en apoyo de las teorías de los antiguos astronautas, "muy pocas requieren más de una simple mención" y podrían ser explicados fácilmente con teorías más convencionales. Sagan también reiteró su conclusión previa de que visitas extraterrestres a la Tierra eran posible pero no probadas, y quizá no probables.