Para los que no lo sepan

Son varias las formas de reembolsar o pagar el crédito usado en cada tarjeta de crédito. Dependiendo de qué manera se quiera devolver este dinero se cobrarán o no intereses o comisiones que son únicas en cada entidad financiera emisora. A continuación, las formas de reembolso más habituales de la tarjeta de crédito:

Pago completo al principio del mes: Esta es la forma más habitual de reembolsar el dinero dispuesto en la tarjeta de crédito. Al principio de cada mes, el cliente abona la cantidad prestada a la entidad financiera a través de este método de pago, evitando así que se apliquen comisiones o intereses. Este también es un pago aplazado, pues se devuelve el dinero al mes siguiente de las transacciones realizadas pero, generalmente, no se producen intereses al devolver la totalidad de lo dispuesto al mes siguiente.

Pago fraccionado o revolving: Esta manera de devolver el dinero es la que da sentido a la finalidad de la
tarjeta de crédito. La ventaja fundamental de optar por esta funcionalidad es la de adquirir un producto o servicio para el que no se dispone el dinero en ese momento y pagarlo en cómodos plazos durante los siguientes meses. Se negocia con el banco la cantidad de dinero que se quiere pagar cada mes y durante cuánto tiempo, a cambio de que se la entidad financiera aplique intereses que suelen rondar el 20%. Por supuesto, con la aplicación de estos intereses se acaba pagando más dinero que el dispuesto a cambio de poder fraccionar el desembolso en el espacio de tiempo que se desee.