Remodelar la casa implica hacer muchos cambios y a veces encontrarse con gastos que no esperábamos. Así sucedió en mi casa, ya que al comenzar a reformarla, nos dijeron que la caldera estaba en malas condiciones y debíamos cambiarla por otra. Por supuesto comenzamos a buscar, para comprar una que tuviera las mejores prestaciones, pero que no fuera demasiado costosa y conseguimos unas calderas con las características que estábamos buscando y al precio deseado. Las calderas de condensación Ferroli, son de tamaño reducido, por lo que se adaptó convenientemente al sitio, pero tienen la potencia suficiente para prestar el servicio que esperamos. Estas calderas cuentan con tecnología de vanguardia, puesto que mediante una conexión a Wifi se pueden controlar desde cualquier sitio y programar de acuerdo a las necesidades que tengamos, además las caderas de condensación tienen la ventaja que ayudan a ahorrar en el consumo de gas y al mismo tiempo, por tener pocas emisiones, ayuda a conservar el ambiente más limpio. Para mí ha sido una buena inversión, ya que tendré la caldera que necesito y que con buen mantenimiento y uso durará mucho tiempo.