MADRID (DPA).- El martes tendrá que verse cara a cara con Etienne de Villiers, el máximo responsable del tenis masculino. Pero mientras ese encuentro llega, el número uno británico, Andy Murray, va preparando la reunión con un argumento poco original: no dijo lo que dicen que dijo.

Murray volvió a insistir hoy en su rectificación a medias tras haber denunciado que la manipulación de partidos por las mafias de apostadores es algo que "todos saben que sucede".

"Fui sacado de contexto, nunca dije que los jugadores arreglaran partidos y que los jugadores estuvieran directamente involucrados en apostar en partidos", dijo el número uno británico en Madrid, donde desde mañana participará en el penúltimo Masters Series del año.

"Dije que hay muchas apuestas en el tenis, tres o cuatro jugadores dijeron que se les ofreció... Y, sí, dije que algo pasaba, pero en lo que se refiere a si alguien aceptó dinero o no, nadie fue culpable, y nunca dije que pensara que se arreglaron partidos de tenis", añadió.

Las declaraciones explosivas. La semana pasada, durante una entrevista con la BBC en el torneo de Metz, Murray fue claro al preguntársele por la manipulación de partidos por mafias de apostadores en Internet.

"No me sorprende", dijo al comentar lo fácil que es para algunos jugadores "tirar" un partido para asegurarse un dinero extra. "Algunos jugadores vienen a torneos como éste cada semana, y por perder en primera rueda lo que se cobra son unos 2500 euros. Tienen que pagarse todos sus costos de vuelo. Es una carrera de sólo diez o 12 años, así que tienes que hacer la mayor cantidad de dinero posible mientras estés jugando. Es muy decepcionante para todos los jugadores, pero todos saben que está pasando", dijo Murray.

Y dio más detalles, mostrando un claro conocimiento del asunto. "Es difícil probar que alguien tiró un partido o no intentó ganar. Se puede dar lo mejor hasta el final de cada set y luego cometer algunos errores, hacer un par de dobles faltas y eso es todo".

Murray, de 20 años y 18 del mundo, tiene como agente al experimentado chileno Patricio Apey. Tras ver la repercusión de sus comentarios, el escocés reaccionó hace días "clarificando" sus opiniones, aunque la historia no perdió fuerza.

Probablemente por eso Murray era hoy una persona muy diferente a la que tan abiertamente habló en Metz. Tanto, que dijo haber hablado cinco minutos antes con Nadal acerca de lo duro que es ser sacado de contexto por la prensa.

¿Habló del tema con Davydenko? Murray torció el gesto: "Realmente no quiero hablar con él de ésto".

El tenis está sacudido desde hace semanas por las denuncias de que existen mafias de apostadores influyendo en los resultados de los partidos. El diario inglés "The Times" reveló el sábado que hay 140 partidos bajo sospecha desde 2002, y la Federación Internacional de Tenis (ITF) aseguró a dpa que la semana próxima se anunciará la conformación de la "unidad de integridad" para luchar contra la corrupción en el deporte.

"Creo que es muy bueno que se haga eso. Todos los jugadores quieren un deporte limpio, y lo que están intentando hacer asegurará que así sea", dijo Murray.